EUROPA LEAGUE

Inter - Bayer Leverkusen: Lukaku y Havertz, dos maneras de entender al delantero

Italianos y alemanes se ven las caras en uno de los duelos más interesantes de los cuartos de final de la Europa League con Lukaku y Havertz como estrellas.

Inter - Bayer Leverkusen: Lukaku y Havertz, dos maneras de entender al delantero

La UEFA Europa League afronta la fase final de su torneo en Alemania. La ronda de cuartos de final ha deparado un gran encuentro entre Inter y Bayer Leverkusen. Los dos equipos cayeron desde la Champions League y han superado dos rondas hasta llegar aquí. Muchas miradas estarán puestas en el duelo particular que protagonizarán Romelu Lukaku y Kai Havertz. El ganador del duelo y del encuentro saldrá como uno de los grandes favoritos.

El delantero belga y la estrella alemana han sido dos de los nombres propios en el panorama europeo esta temporada. Lukaku, en su primera temporada con el Inter, ha anotado ya 30 goles y ha mostrado su mejor nivel a las órdenes de Conte. Mientras tanto, Kai Havertz ha confirmado su excelente nivel de la temporada pasada y está cerca de llegar al Chelsea.

Ambos están actuando en la misma posición durante el último tramo de temporada pero con un rol y un estilo de juego totalmente diferente. Buscan un título para cerrar un buen año, pero para ello todavía tienen que ganar tres encuentros más.

29

Dos atacantes muy diferentes

Romelu Lukaku es un delantero centro al uso. El belga es un atacante de una gran altura (1,91 metros) y una envergadura descomunal que aprovecha para ejercer superioridad en balones aéreos. Tiene una gran variedad de recursos y es letal en el área. A pesar de no ser un delantero con una excesiva movilidad, Lukaku tiene una gran potencia y es muy difícil de parar a campo abierto. Su última demostración de ello fue en los octavos de final ante el Getafe, cuando de un balón frontal aéreo sacó un gol ante Etxeita.

Lukaku busca levantar su primer título con el Inter

Kai Havertz es un atacante completamente diferente. El jugador nacido en Aachen cumplió 21 años hace apenas un mes y ya se lo rifan los grandes clubes europeos, aunque su destino parece que será el Chelsea. A pesar de su altura (1,89 metros), es un futbolista muy habilidoso técnicamente, un privilegiado táctico y letal cuando consigue hacerse con el balón a partir de zona de 3/4 de campo rival. Su posición ideal es la de mediapunta o segundo delantero, pero Peter Bosz lo ha utilizado como falso '9' durante el último tramo de temporada. En esta posición, Havertz también ha demostrado ser muy efectivo. Su movilidad descoloca a la defensa rival y, desde ahí, canaliza la mayor parte de los ataques de su equipo.

Quizás la mayor virtud del alemán sea la adaptabilidad y polivalencia que ha mostrado para ofrecer un gran rendimiento desde todas las zonas del ataque. Debutó con el primer equipo del Bayer Leverkusen con 17 años y, cuatro temporadas después, se ha consagrado como élite en el fútbol europeo. La temporada pasada anotó 20 goles y repartió 7 asistencias en 42 encuentros, mientras que en esta ha hecho 17 goles y 9 asistencias en 39 apariciones. Tendrá una tarea difícil para desarbolar la mejor defensa del Calcio y superar a Bastoni, De Vrij y Godín o Skriniar, pero es un futbolista que está llamado ya a retos de este calibre.

Havertz, del Leverkusen, es una de las grandes estrellas del fútbol

Por su parte, Romelu Lukaku ha alcanzado por primera vez en su carrera los 30 goles en una temporada. A sus 27 años se encuentra en plena madurez futbolística y el sistema de Antonio Conte le ha venido como anillo al dedo. El juego de ataque se focaliza en él y Lautaro Martínez, con el que ha formado una dupla letal, y está orientado hacia muchos centros laterales. Llega en un buen momento de forma (4 goles en los últimos 6 partidos) y se medirá en el encuentro a Edmond Tapsoba, central burkinés que llegó al Bayer en invierno y se ha convertido en una de las revelaciones de Europa.

Antonio Conte y Peter Bosz son dos entrenadores con una manera de entender el juego diferente, pero siempre quieren ser protagonistas y tener el balón. El Merkur Spiel-Arena de Düsseldorf será testigo de, quizás, el duelo más estelar de los cuartos de final de la Europa League.