FASE FINAL CHAMPIONS LEAGUE

La UEFA mira a Portugal: Lisboa se confina por el coronavirus

La capital de Portugal, sede para la fase final de la Champions, sufrirá nuevas restricciones en 19 de sus 24 distritos al acaparar el 77% de los nuevos casos positivos del país.

El Gobierno de Portugal aprobó este jueves en Consejo de Ministros el "deber general de recogimiento" para 19 áreas de la zona metropolitana de Lisboa que están especialmente afectadas por brotes de coronavirus, en un intento por parar las cadenas de transmisión.

Este rebrote en Portugal, uno de los países señalados como ejemplo de contención del COVID-19, llega pocos días después de que el Comité Ejecutivo de la UEFA decidiera el pasado 17 de junio que la Champions finalizaría la temporada 2020 con una fase final a partido único entre los ocho mejores equipos en Lisboa entre el 12 y el 23 de agosto. Ahora, la UEFA deberá estar pendiente de la evolución de la ‘segunda ola’, como ya la denominan algunos partidos políticos de la oposición portuguesa, y estudiar todas las posibilidades que se abran tras el llamamiento del gobierno l al “deber cívico de recogimiento domiciliario”.

El Secretario de Estado de la Salud de Piortugal, Antonio Sales, ah afirmado al respecto: "El proyecto de la Champions League en Lisboa sigue con toda la normalidad, en estrecha colaboración entre el Estado Portugués, la Federación Portuguesa de Fútbol y la UEFA. Estamos trabajando muy bien, con gran confianza y ayuda mutua, y creemos que este será un proyecto exitoso, en el cual la salud y seguridad de todos los participantes será siempre respetada".

La medida implica que los residentes de estas 19 áreas, todas ellas freguesías (un órgano administrativo por debajo de los ayuntamientos) contiguas de la margen norte lisboeta, sólo podrán salir de casa para lo considerado esencial: trabajar, comprar alimentos y medicamentos.

En total, se verán afectadas todas las freguesías que componen el municipio de Amadora y de Odivelas, seis freguesías de Sintra, dos de Loures y, ya en la localidad de Lisboa, la freguesía de Santa Clara.

Pertenecen a los cinco municipios donde se concentran la mayoría de los brotes que afectan a la región de Lisboa, actualmente la más afectada del país por coronavirus, con un balance total de 17.767 casos desde que comenzó la pandemia.

Además, los grupos de personas que podrán juntarse en estas 19 áreas no podrán superar los cinco miembros.

Como medida intermedia, el resto del área metropolitana de Lisboa (salvo las 19 freguesías más afectadas) pasa a la fase de contingencia, que es una situación intermedia entre calamidad y alerta.

Esta decisión complementa las nuevas restricciones aplicadas en el área metropolitana de Lisboa desde el pasado martes, que incluyen la prohibición de reunión de más de 10 personas y el cierre de todos los comercios a partir de las 20.00, salvo gasolineras, clínicas, farmacias, funerarias o instalaciones deportivas. Los supermercados podrán cerrar a las 22 horas.

Estas medidas tratan de paliar los diferentes brotes detectados en las últimas semanas en la región, que hoy concentra el 77,1 % de los nuevos casos registrados en las últimas horas, hasta 311 a nivel nacional.

El Consejo de Ministros también aprobó hoy que el resto de Portugal pase al nivel inferior de estado alerta. En este sentido, el primer ministro luso António Costa aseguró en rueda de prensa que, aunque se pase al estado de alerta, los ciudadanos no deben bajar las medidas de prevención.

Por eso, a partir de ahora, Portugal aplicará sanciones de entre 100 y 500 euros para las personas que no cumplan las normas y de entre 1.000 a 5.000 euros para las empresas.

Costa recordó que Portugal es el sexto país de la Unión Europea (UE) que más test practica por cada millón de habitante, por detrás de España (5º), Chipre, Reino Unido, Lituania y Dinamarca.