INGLATERRA

El City se juega su futuro

El TAS estudia desde hoy el recurso del club inglés a la sanción de dos temporadas fuera de Europa que le impuso la UEFA por haber violado el Fair Play Financiero de 2012 a 2016.

Aficionados del Manchester City reunidos fuera del Etihad Stadium antes de un partido de esta temporada de la Premier.
AFP

EI Manchester City comienza hoy su partido más importante de la temporada. Será sin público, pero también sin balón. En la sede suiza del TAS (Tribunal de Arbitraje del Deporte), los citizens van a defender su recurso al castigo de la UEFA de dos años sin poder participar en competiciones europeas por incumplir el 'fair play' financiero en los balances de 2012 al 2016 y por "no cooperar con la investigación". Después de haber agotado todas las instancias dentro del máximo organismo europeo, es la última vía que le queda.

La respuesta del City a la sanción fue dura. En un comunicado, Ferrán Soriano, CEO del City Football Group, aseguró que "las alegaciones son falsas" y que lo demostrarán con "evidencias irrefutables" para defender el caso.

El club de Manchester ha puesto en marcha todo un arsenal defensivo contra las acusaciones de supuestas inyecciones de capital hechas de manera ilegal, ya que se mentía en las cantidades generadas por contratos de publicidad, con valores de 10 veces por encima del mercado, gracias al músculo económico que ha aportado el Gobierno de Abu Dhabi, con Sheikh Mansour al frente.

Aleksander Ceferin, presidente de la UEFA, lleva meses diciendo que nadie puede saltarse las normas y esta decisión puede ser un gran punto de inflexión en el panorama futbolístico. La vista durará tres días. Si el Manchester City no logra defenderse con éxito, dejará de jugar dos temporadas en la Champions y perderá más de 200M€ en ingresos. La decisión final está prevista para varias semanas después, siempre antes de que retorne la competición en agosto.

Tanto el City como la propia UEFA han pedido al TAS que no comunique quiénes serán los jueces de este arbitraje, debido al impacto mediático del caso y a lo que puede suponer en el futuro del fútbol.

Las consecuencias pueden ser devastadoras. A pesar de la situación, Guardiola ha confirmado que no se moverá del City la próxima temporada (su último año de contrato), incluso si hay sanción de por medio. Pero esto puede complicar el futuro de futbolistas clave en la plantilla, como es el caso de De Bruyne.

Si se confirma la sanción, el quinto clasificado de la Premier irá a la Champions.