REAL MADRID

Real Madrid y Bundesliga, matrimonio de conveniencia

El club blanco ha tenido tradicionalmente buenas sinergias con el fútbol germano. Desde los fichajes de Breitner y Stielike pasando por Schuster o las cesiones de Carvajal y Achraf.

El interés del Real Madrid por las dos joyas del Borussia Dortmund (Sancho y Haaland) nos refresca las buenas sinergias que el club blanco ha tenido tradicionalmente con el fútbol germano. Desde que en los años 70 se hiciesen célebres los fichajes de Netzer (1973), Breitner (1974) y Stielike (1977), las relaciones bilaterales entre los madridistas y la Bundesliga han fluido productivamente, y eso que se hicieron famosos los grandes duelos, broncas sonadas y remontadas inolvidables, sobre todo con el Bayern Múnich, el Hamburgo y el Borussia Mönchengladbach. En los años 80 fue Bernd Schuster el que puso su elegancia germana en el Madrid de la Quinta del Buitre, siendo uno de los baluartes de la primera Liga de los Récords (107 goles en la temporada 1989-90). En esa década fue Bodo Illgner el que se incorporó para ser el portero de la ansiada Séptima, con una actuación sobria e impecable en la final de Ámsterdam contra la Juventus de Zidane. Años después vendría un central discreto pero sobrio como Metzelder. No olvidemos que él fue el inductor para convencer al legendario Raúl González para que apostase por el Schalke cuando decidió dejar el Madrid en 2010. En sólo dos cursos en la cuenca minera del Ruhr logró ganarse a la afición del equipo de Gelsenkirchen y se ganó el apodo de 'Señor Raúl'. El verano que Raúl se fue entre lágrimas del Bernabéu entraron dos alemanes de moda en esa época: Khedira y Özil, partícipes dos años después, con Mourinho y Cristiano al frente, de la segunda gran Liga de los Récords (100 puntos y 121 goles).

En esa época se asentó ese ir y venir de jugadores en ambas direcciones, situación que se vio reforzada tras la exitosa cesión de Dani Carvajal al Bayer Leverkusen en 2012. Regresó un año después como mejor lateral derecho de la Bundesliga y a partir de ahí fue el lateral titular del Madrid en las cuatro Champions que ganó de 2014 a 2018.

Hasta el Eintracht de Francfort fue cedido Jesús Vallejo hace tres temporadas, con buenas notas. Y Joselu fue traspasado en 2012 al Hoffenheim después de haber ayudado junto a Morata, Jesé, Lucas Vázquez, Nacho y Cheryshev a que el Castilla ascendiese a Segunda División.

Con el Bayern también se ha llegado a una entente cordiale, inesperada en los años 70 y 80. El Madrid fichó a Toni Kroos en 2014 por solo 25 millones de euros (le quedaba sólo un año de contrato y Guardiola tuvo que dar luz verde a la operación), pero a cambio el club de Chamartín le traspasó a Xabi Alonso por sólo 10 millones de euros. Y hace dos veranos le cedió a James Rodríguez (a cambio de 13 millones). Ahora le ha cedido a Odriozola en el mercado de invierno, como suplente de Pavard en el Allianz. Y hablando de defensas, Zidane se ha interesado en Upamecano, central francés del Leipzig.

Y Achraf, al más puro estilo Carvajal, lleva dos años gloriosos de Erasmus en Dortmund, hasta convertirse en uno de los mejores carrileros derechos de Europa. El Madrid le quiere de vuelta, pero soñaría con traerse un tridente borusser con Haaland y Sancho en el mismo vuelo rumbo a Madrid. Sea como fuere, el matrimonio Madrid-Alemania funciona. Que siga el flechazo.