ATLÉTICO

Dos años de 'la foto' de Torres

'El Niño' logró en su última oportunidad eso que deseaba desde crío: un título con el Atlético. "A nivel sentimental es el más importante para mí".

Torres celebra en Neptuno la Europa League de 2018.
DANI SANCHEZ DIARIO AS

"A nivel sentimental, este es el título más importante para mí. Tenía un sueño que era ganar con el Atlético y lo he cumplido". Esas palabras de Fernando Torres lo resumen todo. Lo que significó ese título para El Niño. La Europa League de 2018. Su última oportunidad para cumplir ese sueño de un niño que fue recogepelotas en el Calderón, estadio al que llegó de la mano de su abuelo, en el que creció y al que escuchó corear su apellido cuando aún no había cumplido la mayoría de edad. Hoy se cumplen dos años de aquel momento que significó además el broche de la carrera de Fernando Torres en el Atlético, unos días después anunciaría que su carrera continuaría en Japón, en Sagan Tosu, equipo en el que se retiraría el verano pasado

Pero aún 16 de mayo de 2016, el Atlético se dirige al Stade de Lyon, Gabi aún es el futbolista que lleva la 'C' de capitán al brazo, Torres siente ese cosquilleo nervioso en la punta de los dedos, el de la última oportunidad. Su contrato con el club rojiblanco termina en junio. No habrá más. Se fue al Liverpool en 2007, tres años antes de la Europa League de Hamburgo. Todos los títulos que ganó el Atlético en este periodo le tocó verlos por televisión. En Milán acarició la Champions, ya volvía a vestir la rojiblanca, lo vivía, no lo sólo lo veía, pero se escapó y su foto llorando desde el césped de San Siro era la foto de todos los atléticos. 

"A todos los niños que sean del Atleti: nada es imposible"

Una oportunidad. La última. El rival era el Marsella, pero Payet cometió una imprudencia nada más saltar al césped que pareció condenarle a la media hora. Tocó el trofeo cuando los equipos saltaban al partido. Craso error. Se iría lesionado en el 31'. En ese momento Griezmann ya había marcado el primero de sus dos goles en la noche. El tercero sería cosa de Gabi y, curioso, lo de Torres se sabía, que no habría más partidos oficiales con el Atlético pero lo suyo no. Mientras el Capi celebraba el 3-0 simulando un disparo con los brazos con dedicatoria a la grada, así le prometió a sus hijos que lo haría, si marcaba, en honor a ellos. Cuando el árbitro pitó el final juntos alzaron al cielo ese titulo. La primera de las fotos que Torres nunca olvidará. Un título en sus manos. Un título ganado con el Atlético para aquel que fue campeón de la Copa del Mundo, de dos Eurocopas, de la Champions, de la Europa League, de tanto como pudo imaginar. Faltaba eso, sólo eso, que tenía en las manos en la noche de Lyon, en la noche de Madrid en la celebración del 18 de mayo. Neptuno anocheció con esas palabras. "A todos los niños que tengan sueños, nada es imposible, y menos si eres atlético, forza Atletiiii". Suyas.