HOLANDA

Eli Sarasola: "Me retiro antes de que el fútbol me retire a mi"

Eli Sarasola (12 de abril de 1991, San Sebastián) ha colgado los guantes tras catorce años de carrera. Ha pasado por España, Estados Unidos y Holanda, donde pasado los últimos años

Eli Sarasola en su etapa en el Ajax.
3R Media BSR Agency

EIixabete Sarasola Nieto (San Sebastián, 12 de abril de 1991) se retira tras catorce años como profesional y después de haber vivido el fútbol en España, Estados Unidos y Holanda. Se ha hecho un nombre en los Países Bajos, donde ha jugado en los dos grandes: Ajax y PSV. Ahora quiere ayudar a profesionalizar el fútbol femenino en Holanda, aunque no descarta volver algún día a su San Sebastián natal.

-Llegó la hora de la retirada, ¿cómo se decidió por colgar los guantes?

-No había tomado la decisión por la crisis, la decisión estaba tomada hace tiempo. Me da bastante fastidio por terminar así, no es lo que quería. Ojalá me hubiera retirado en el campo jugando el último partido. Es lo que hay, lo más importante ahora es la salud.

-Se retira muy joven, sólo tiene 29 años...

-Llevo jugando al fútbol profesional desde los 16 años, dando vueltas y fuera de casa. Son muchos años de tirarme al suelo, ser portero es todo el día tirando al suelo y el cuerpo se resiente. Quería terminar mi carrera todavía con plenas condiciones físicas y no que el fútbol me retire a mí.

-Lástima que no se ha podido ir ganando la primera liga de la historia del PSV, porque iban líderes cuando se suspendió la competición...

-Nos han dado el primer puesto, pero no hay campeón, me parece normal porque quedaba media temporada por jugar prácticamente. No sabemos lo que hubiera pasado. Hubiera sido la primera liga del PSV, el club la quería, íbamos camino de ganarla, pero ganar una liga así a medias hubiera sido agridulce. Hubiera sido bonito terminar la temporada y ganar la liga. Es lo que hay. Nos han dado el pase a Champions que es la primera vez que el club lo consigue, así que algo es algo.

-¿Se ha quedado con la espinita clavada de no haber podido ganar el título?

-Pintaba muy bien, aunque también el año pasado y se nos torció el asunto. Con más experiencia después de lo del año pasado. El equipo estaba fuerte, da rabia proque no es sólo la liga, sino que la Copa también estaba por jugar. Podríamos haber ganado dos títulos y al final nada.

-Termina su carrera después de haber pasado por tres países y grandes equipos.

-La experiencia de irme fuera de casa con 18 años, luego ir a Estados Unidos, que disfrute mucho, y fue duro, no es una experiencia fácil, pero aprendí mucho y aquí en Holanda donde llevó cinco años y es casi mi casa. Muchos clubes y experiencias bonitas.

-¿Cuál ha sido el mejor momento de su carrera?

La liga con el Barcelona. Porque desde pequeña siempre había admirado mucho las chicas del Athletic que despuntaban y ganaban ligas llenando San Mamés, que también les he visto alguna vez. No me imaginaba que podría ganar una liga y ser futbolista profesional. Ganar una liga como aquellas leonas que vi en San Mames es muy bonito. Aquel día lloré porque nunca me había imaginado que yo podría llegar hasta ahí, me marcó mucho.

-¿Y su peor momento?

Cuando me rompí el pulgar en Estados Unidos. La temporada allí es muy corta, son cuatro meses que se juegan. Me rompí el pulgar en mi segundo año, que era el último, a principio de la temporada y fui al médico y me dijo que tenían que operarme y que la temporada se había acabado para mí. Fui sobre todo por poder jugar al fútbol y allí se me acabó la aventura.

-¿Era un sueño jugar en Estados Unidos?

-Siempre había querido ir a Estados Unidos porque desde pequeña seguía a Mia Ham. Era mi ídolo, con aquella generación que ganaron el Mundial y llenaban estadios. Quería vivir aquello y cuando me llegó la oportunidad hice la maleta y me fui. Fue cumplir un sueño. Fue una gran aventura, no sabía tanto inglés… tenía que hacerme al idioma, el país, la cultura... Fue mucho más que fútbol. Me quede un año más en Estados Unidos después de la lesión. Después dije es hora de volver a jugar al fútbol y volví a Europa

Portera | "A mí me engañaron, lo que me gustaba era marcar goles"

-Y, ¿cómo le llega la oportunidad del Ajax?

-Siempre he sido muy culo inquieto. Llevaba tiempo sin jugar y me puse a mandar mails a equipos de Europa, Australia… la mitad ni llegaron los mails, de los que me contestaron el que mejor me venía fue la oferta del Ajax. Fue de un día para otro. Si te vienes la semana que viene te hacemos una prueba, si te fichamos te quedas y ahí me fui. Hacer las maletas y otra vez a Europa. En una semana te fichamos y me quedaba la mitad de las clases en Estados Unidos. Siempre he sido un poco loca, pero ha merecido la pena.

-Holanda ya es un país especial para usted...

-Llevó cinco años aquí. Al principio fue choque cultural, venía de Estados Unidos y aquí otro idioma, otra forma de hacer las cosas... después del primer año de hacerme al país la verdad que me gustó. Vivo en Ámsterdam que es una ciudad preciosa. Después vino la opción de quedarme o volver a España y decidí quedarme un poco más.

-Y se ha hecho un nombre allí.

-Sí, las cosas aquí me han salido muy bien y por eso quise quedarme. Siempre que tenía oportunidad de volverme aquí podía jugar Champions y me llamaba porque nunca había jugado o el proyecto del PSV. Con el Ajax me hice un nombre y tengo buena reputación en Holanda y he jugado en los dos clubes más grandes.

-¿Qué tiene planeado para el futuro?

-A corto plazo quedarme aquí, también tengo mi pareja y mi vida aquí. Intentar ayudar al fútbol femenino como pueda. Aquí a la competición, estamos intentando los convenios colectivos, que todo vaya evolucionando como lo ha hecho en España. Poder ayudar donde pueda.

-¿Cómo ve la evolución del fútbol femenino desde su debut a día de hoy?

-Cuando empece en el Barcelona entrenábamos en San Joan de Espí dos veces por semana, después en otro campo que era un tuerce tobillos, nos cambiábamos en unos barracones que no eran ni vestuarios, a ver como ha evolucionado no sólo en el Barça, a ver que se ha firmado un convenio. Y no ha sido tanto tiempo, han sido diez años. Imagina la gente que jugaba antes de mi generación, las pioneras del femenino que tenían que pedir vacaciones para poder jugar e ir con la Selección.

Eli Sarasola, en un partido con el PSV.

-El Mundial ha sido un empujón importante.

-En el Mundial en números es impresionante. En Holanda que viví aquí el Europeo fue increíble. Se ve que poco a poco se va avanzando. Más equipos se van reivindicando. Ahora la gente le importa. Es gracias a la visibilidad.

-¿Hay muchas diferencias entre el fútbol femenino en España y el de Holanda?

-De momento en Holanda no estamos tan bien como en España. En cuanto a selección sí, porque el campeonato de Europa y subcampeonas del mundo, pero la liga doméstica no tanto. Ahora se puede ver el fútbol femenino todos los fines de semana y eso al femenino le da la vida porque es mucha visibilidad. Esto al final atrae gente, sponsors... aquí falta que la gente sepa que existimos. Después del Europeo la gente vio que estas chicas saben jugar y van a ganar cosas. Hay que tirar de eso para meterlo en la liga. Es chocante que la selección tire tanto y la liga doméstica no.

-¿Tiene la espinita de no haber debutado en la Selección absoluta?

-Hubiera sido bonito poder ir a alguna concentración y ver como esta mi nivel con respecto al resto porque llevo muchos años fuera. Al final es como todo, el gran nivel de España, la preferencia de los entrenadores... hubiera sido bonito. Llevo muchos años fuera de España y es más difícil ver como estoy jugando y seguirme un poco.

-Estando fuera de España desde los 21 años también lo dificulta.

No sé, puede que sí y puede que no. No sé el interés que tenían los seleccionadores en poder seguir mi trayectoria. También puede que me hubiera quedado en España y no haber ido nunca. No me arrepiento de haberme ido de España porque he disfrutado mucho y he aprendido mucho...

-¿Por qué se hizo portera?

Porque me engañaron. De pequeña quería marcar goles, la portería era lo aburrido. Jugaba a fútbol siete con 13 años con el Añorga y un día entrenando me puse a hacer el tonto de portera y me vieron y dijeron 'apunta maneras'. Me iban poniendo a veces de portera, jugaba yo mejor que la portería que teníamos y al final en los partidos difíciles me ponían a mí. Cuando di el salto al equipo sénior, me dijeron 'si juegas de portera vas a Nacional y sino en el Regional. Y de ahí pues todo evolucionó: la selección de Euskadi, la Selección Sub-17… y desde entonces ahí estoy.

-Le ha pillado el gustillo a la portería...

-No sé porque la gente juega de jugadora, me parece la posición más bonita que hay. La atención, lo específico que es… no sé porque no me gustaba, porque he disfrutado muchísimo.

-¿Qué recuerda de su debut con 16 años con la Real Sociedad?

En Lezama y contra el Athletic. Perdimos 7-2, no fue por mi culpa. Entonces en Athletic estaba muy por encima de la Real. Fue bonito debutar en un derbi. Dejando aparte el resultado fue espectacular.

-Dicen que los porteros están un poco locos...

-Tenemos un toque especial. Me considera bastante normal para ser portera, porque los he conocido muy locos y locas.

-¿Quién ha sido su ídolo en la portería?

Eli Capa. Siempre ha sido mi referente. Se retiró muy joven también. Cuando empezó a jugar de portera estuve entrenando con ella, cuando ella todavía jugaba de portera hice un entrenamiento con ella porque había jugado en Añorga también. Tuve la suerte también de tenerla de entrenadora en la Real una temporada y siempre ha sido mi referente. El 22 lo cogí porque era su número en el Athletic. Le dejó mucho de mi carrera y de lo que he hecho.

-¿Piensa en volver a España algún día?

Esperemos, tengo ganas de volver a San Sebastián, la ciudad de mis ojos. A corto plazo me quedo aquí. No digo que no porque España se vive muy bien y echo de menos la comida. No digo que no porque me encanta España.