DISTENSIÓN ENTRE LALIGA Y LA FEF

La tregua de Viana

Irene Lozano reúne durante ocho horas a Rubiales y Tebas en el Ministerio de Asuntos Exteriores para llegar a un acuerdo que propicie salir de la crisis

Rubiales y Tebas se saludan en uno de los pocos encuentros que han tenido en los últimos dos años.
Carmelo Rubio EFE

EI Consejo Superior de Deportes (CSD) anunció en la mañana del domingo una gran noticia largamente deseada: la firma de un armisticio entre Luis Rubiales y Javier Tebas. La tregua se firmó en el Palacio de Viana, que pertenece al Ministerio de Exteriores, tras una reunión impulsada por Irene Lozano y bendecida por Pedro Sánchez que comenzó a las 10 de la mañana y terminó a las 19:15 de la tarde y en la que además de los tres citados participó el diplomático Joaquín de Arístegui, alto cargo del CSD con quien Tebas está en sintonía y mantiene vínculos desde hace años.

La reunión regateó el confinamiento, ya que fue presencial y no telemática, y concluyó con un acuerdo de mínimos por el que Tebas y Rubiales se comprometen a evitar sus conflictos de competencias, a trabajar en sintonía para acabar la presente temporada y a respetar las indicaciones del Gobierno, que a cambio de esta paz se ha comprometido a ayudar a la industria del fútbol, que supone el 1,37 por ciento del PIB, casi 16.000 millones de euros anuales, y da empleo a cientos de miles de personas. Los acuerdos fueron reflejados en un documento que tendrá un posterior desarrollo. Pero el CSD avanzó en una nota que "se trata de un acuerdo de principio, que recoge los principales aspectos que afectan al fútbol español en el contexto de la crisis sanitaria".

La Comisión Delegada de LaLiga ha sido convocada este lunes. La dirigen Javier Tebas y Miguel Ángel Gil. Además están representados Real Madrid, Barcelona, Betis, Levante, Valencia y Villarreal y, de Segunda, el Deportivo de la Coruña, Cádiz, Las Palmas, Alcorcón, Lugo y Almería. Por su parte, la Federación ha citado vía telemática a los presidentes de las territoriales, con los que Rubiales ya tuvo un primer contacto. El presidente de la Federación estará a su disposición en la tarde del lunes, una vez que los abogados de ambas organizaciones repasen el documento acordado en el Palacio de Viana.

Las fuentes consultadas por este periódico también han podido saber que el CSD está dispuesto a intervenir para conseguir que el Campeonato de Liga pueda concluir para salvar los contratos con las televisiones y los intereses de los clubes. También para procurar que la final de Copa pueda disputarse. Para ello hará de mediador ante el Ministerio de Sanidad, que a su vez considerará el peso del fútbol en la economía nacional. "El CSD quiere agradecer especialmente a LaLiga y a la RFEF su generosidad y su voluntad de alcanzar acuerdos, así como de seguir trabajando en el corto, medio y largo plazo para diseñar el futuro del fútbol español tras la pandemia2, puede leerse en el comunicado ofrecido por el CSD.

Durante las algo más de ocho horas que duró la reunión en el Palacio de Viana también se habló de fechas, y Javier Tebas expuso lo que ya dijo en el Grupo de Trabajo de la UEFA, al recordar que el plan es reiniciar el campeonato el 5 o el 12 de junio, por descontado a puerta cerrada. Para ello será necesario que los equipos puedan volver a los entrenamientos el 9 de mayo y que reciban antes la autorización de Sanidad para hacerlo, si se cumplen las mejores previsiones con la pandemia. Es en este apartado donde el CSD puede ofrecer su ayuda a LaLiga y la Federación, unidos en la lucha contra un enemigo común: el coronavirus. Antes de llegar a los referidos acuerdos, la secretaria de Estado, Irene Lozano, tuvo que escuchar los reproches entre Tebas y Rubiales. El último a cuenta de la decisión de la RFEF de ofrecerle a la UEFA una lista de los equipos que irían a Europa si no concluye LaLiga. Las grabaciones de la última Comisión Delegada de la Federación fueron otro de los puntos de discusión. No quedó claro, pero ambas partes también hicieron votos por retirar algunas de las demandas que se tienen presentadas. Pero Lozano les indicó, con buen criterio, que no judicializar el fútbol puede ser un comienzo para llegar a buen puerto. Tanto Rubiales como Tebas, que acudieron a la cita con ánimo constructivo, se comprometieron a dar pasos en este sentido, pero sobre todo a tratar de evitar que lleguen nuevas denuncias. Los próximos conflictos, en todo caso, pasarán primero por la mediación del CSD para tratar de evitar que acaben sobre la mesa de un juzgado.

El Palacio de Viana

Así es el Palacio de Viana

Irene Lozano, secretaria de Estado para el Deporte, citó el sábado a Luis Rubiales, presidente de la RFEF, y a Javier Tebas, máximo dirigente de LaLiga, en el Palacio de Viana, una de las sedes del Ministerio de Asuntos Exteriores. Su objetivo era lograr una tregua en el enquistado conflicto entre los dos principales estamentos del fútbol y por eso tiene una gran carga simbólica que la cita, que se alargó durante ocho horas, se celebrara en la sede de la diplomacia española. El Palacio de Viana es un edificio nobiliario cuya construcción data de finales del Siglo XV tras un encargo de Beatriz Galindo, escritora y humanista. Acaba siendo propiedad, por sucesión hereditaria, del poeta Ángel de Saavedra, más conocido como Duque de Rivas, que encarga una reforma y ampliación del edificio en 1843 y vive allí hasta su fallecimiento en 1865. En 1880, el Palacio lo hereda su primogénito, Teobaldo de Saavedra, primer Marqués de Viana y ahí recibe su actual nombre. En 1939, el Palacio pasa a acoger el Ministerio de Asuntos Exteriores y se une al cercano Palacio de Santa Cruz, sede de la diplomacia desde un año antes, aunque no es propiedad del Estado porque por su usufructo se paga un alquiler a los propietarios. Es en 1955 cuando el edificio pasa a titularidad pública.