REAL MADRID

Dupont: de 'señalado' a clave en el aislamiento del Madrid

El preparador físico del Madrid fue criticado al inicio de campaña por el goteo de lesiones musculares que asolaron al equipo. Libre ya de dudas, ahora es la clave en este parón.

Dupont: de 'señalado' a clave en el aislamiento del Madrid
Helios de la Rubia realmadrid.com

En nueve meses, Grégory Dupont (Valenciennes, Francia, 05-09-1972) ya ha transitado por varias etapas en el Real Madrid. Fichado en julio por petición expresa de Zidane para sustituir a Antonio Pintus (la relación del italiano con Zizou estaba muy deteriorada), llegó con el aval de haber ganado el Mundial como preparador físico de Francia pero con la incógnita de cómo iban a cuajar sus métodos en un vestuario acostumbrado a Pintus; pasó a estar muy cuestionado al comienzo de pretemporada por la plaga de lesiones musculares; recuperó muchísimo crédito cuando el Madrid cogió velocidad de crucero al final de 2019 y comienzos de 2020 y en este parón obligado por la crisis del coronavirus se ha convertido en la pieza clave para que la plantilla mantenga el mejor estado de forma posible mientras dura el aislamiento.

El Científico, como así es conocido Dupont por su obsesión por los datos y estadísticas de cada jugador que tiene bajo su mando (“Soy investigador”, ha declarado en más de una ocasión), aterrizó en el Real Madrid procedente de la selección francesa con el Mundial bajo el brazo como carta de presentación. Les bleus conquistaron el título exhibiendo un estado físico portentoso gracias al libreto de Dupont. Pero en Chamartín la sombra de Antonio Pintus era alargada. El preparador italiano, cuya fractura con Zidane provocó su marcha al Inter, tenía feeling con una plantilla que comprobó de primera mano que su receta era garantía de éxito (con él en el staff se ganaron dos Champions). La pretemporada que confeccionó Dupont fue exigente y pasó factura en el comienzo de temporada. Los partes médicos por lesiones musculares comenzaron a ser recurrentes (siete en dos meses) y eso puso al preparador físico francés en el foco, aunque la confianza de Zidane en él permaneció intacta.

Poco a poco, el Madrid comenzó a coger fondo, las lesiones musculares remitieron y Dupont se fue ganando el respaldo del vestuario, ya más acostumbrado a sus directrices. Utilizó el aplazamiento del Clásico para diseñar una mini pretemporada que llenó el depósito de la plantilla. Jugadores que la temporada anterior estaban en la diana por su bajo estado de forma como Varane, Kroos, Modric o Isco se revitalizaron y partidos como la final de la Supercopa, donde el Madrid llegó a los penaltis sin desplomarse, demostraron que la preparación física estaba en buenas manos.

Con Dupont libre de sospechas se llegó a este parón obligado por el coronavirus en el que se ha convertido en la pieza clave para mantener a la plantilla a tono de manera telemática. El francés diseñó un plan específico individual para cada jugador y está en permanente contacto con cada uno de ellos, recibiendo todos los datos y estadísticas que le proporciona la tecnología que cada futbolista tiene en casa. En función de ellos, va variando algunas rutinas. Ahora, Dupont es el cable que tiene enchufado al vestuario del Real Madrid.