REAL MADRID | CORONAVIRUS

Radiografía del Real Madrid tras siete meses: los atacantes

Después de la portería y la defensa, y del centro del campo, toca valorar la actuación de los encargados de acercar al gol al equipo de Zidane.

Radiografía del Real Madrid tras siete meses: los atacantes

Tras las evaluaciones de la defensa y la portería, y del centro del campo en este Real Madrid de siete meses, es el turno de la delantera. Suyo es el 54,54% (42) de los goles de la plantilla, una cifra muy criticada y que viene complicando al equipo.  

Lucas Vázquez (820 minutos; el 18º de la plantilla)

Se ha centrado en aislarse de las críticas y estar al nivel de la confianza que le muestra Zidane. La caída de una pesa en el gimnasio le mandó a la enfermería en noviembre, pero desde que volvió, en enero, ha dejado dos goles y una asistencia en 372 minutos.

Bale (1.610; 14º)

Esta parece una temporada de no retorno para el galés. Nació de culo, con Zidane, con el que no tiene una relación precisamente idílica, asegurando en la gira, cuando estuvo cerca de marcharse a China, eso de "si es mañana, mejor…". Entre lesiones y la gestión de Zizou, sus registros andan bajo mínimos: tres goles y dos asistencias. Sus ausencias en el once en citas tan importantes como el último Clásico (no jugó) o ante el City (15 minutos) han dejado de sorprender.

Rodrygo (1.010; 16º)

Un buen ejemplo de aquello de que lo más difícil no es llegar, sino mantenerse. Por estas cosas de Zidane que pocos entienden pero que le suele funcionar, pasó de los récords de precocidad contra Osasuna y Galatasaray al banquillo y, por último, a alternar la grada y el Castilla. Con todo, es, empatado a Ramos en siete dianas, el segundo máximo goleador del Madrid. Ni el equipo de Zidane ni el de Raúl han perdido con él como titular. Nada mal para su presentación en la élite.

Brahim (170; 24º)

A Zidane le gusta, pero en verano avisó de que no tenía hueco y así lo ha confirmado el paso de los meses. En invierno el club pretendió de nuevo que aceptase una cesión, pero tampoco entró en razón. Sus destellos han valido por dos goles (o uno y medio, según se mire), frente a Unionistas, y una asistencia. En los despachos creen en él, pero ven necesario que se foguee fuera.

Benzema (2.957; 4º)

El ojito derecho de Zidane ha ido de más, con un rendimiento buenísimo, a menos, difuminándose en 2020. Este año ha marcado 3 goles, aunque en el global de la 2019-20 lleva 19, pichichi blanco. También ha repartido 9 asistencias, el que más junto a Kroos.

Jovic (770; 19º)

Su instalación en Madrid, después de que se pagaran 60 millones por él, ha sido turbulenta. El serbobosnio se ha movido entre el misterio (su rendimiento, la mala suerte, el poco apego de Zidane a él…) y los líos (con el seleccionador de Serbia, por el coronavirus…). Y su botín es escaso: 2 goles y 2 asistencias.

Mariano (65; 25º)

El que menos juega de los que menos juegan, y a la vez el que más lo ha aprovechado. Se le buscó una salida, sobre todo por su alto sueldo (alrededor de los 5 millones), en verano y en invierno, pero se cerró en banda y Zidane ha recurrido a él en 2020, donde ha jugado todos sus minutos (65). Su gol para rematar el Clásico fue el aliento que necesitaba.

24

Hazard (1.124; 15º)

Las lesiones, primero muscular y luego óseas, han truncado el despegue que tanto ilusionaba al madridismo. Mientras pudo jugar enseñó su superioridad, poco trasladada a datos sin embargo (1 tanto y 5 asistencias). La cuarentena le va a dar mayor margen para recuperarse y perderse menos partidos tras la operación, lo que le convierte en 'fichaje' de campanillas para cuando se reanude la competición.

Vinicius (1.363; 12º)

El gran perjudicado del parón, ascendido este 2020 de nuevo a favorito del Bernabéu, que se pone en pie cada vez que toca el balón y encara. En su haber, 4 tantos y 3 asistencias, con el valor añadido de haber sido el mejor madridista ante el City (asistió y fue cambiado con 1-0) y en el Clásico (autor del 1-0).

Marco Asensio (0)

En el dique seco desde la lesión de verano, es el gran beneficiado del nuevo escenario, una oportunidad para apurar en su recuperación y estar de vuelta para cuando se pueda jugar. Zidane siempre mostró predilección por él…