Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

Herbalife Gran Canaria CAN

-

Monbus Obradoiro OBR

-

UCAM Murcia MUR

-

Kirolbet Baskonia BAS

-

Valencia Basket VAL

-

Movistar Estudiantes EST

-

Premier League
Liga Holandesa
Feyenoord Feyenoord FEY

-

PSV PSV PSV

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Ajax Ajax AA

-

Heracles Heracles HCL

-

Utrecht Utrecht UTR

-

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

2

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

0

ESPAÑA - MALTA | LA RADIOGRAFÍA

El rival más débil

Aunque empezó la liguilla ganando, la extrema debilidad del conjunto de Farrugia es indiscutible. Una leyenda de 38 años y algunas apariciones interesantes para lo que es su fútbol sobresalen en un equipo muy flojo que se va a encerrar.

Michael Mifsud, capitán de Malta.
RAY ATTARD AFP

Lo ha perdido todo desde la ida. Cuando España visitó a Malta, el conjunto isleño había ganado su único partido de la fase de clasificación: un 2-1 ante las Islas Feroe. Desde entonces, no ha vuelto a puntuar y acumula siete derrotas consecutivas. Peor aún: en ninguno de esos partidos ha logrado marcar. Incluso cayó en la vuelta en Feroe por 1-0, un resultado que lo llevó a la última posición del grupo.

En la Nations League fue la 54 de 55. Justo antes de esta fase de clasificación para la Eurocopa, Malta se midió a Kosovo, Azerbaiyán e Islas Feroe en su grupo de la división más baja de la Liga de las Naciones. Fue incapaz de ganar ningún partido y cerró la liguilla con tres empates y tres derrotas. En el ránking final del torneo ocupó la penúltima posición de todas las selecciones europeas participantes. Sólo San Marino acabó por debajo.

Tres futbolistas que juegan fuera. En la convocatoria de 23 hombres de Ray Farrugia, veinte militan en clubes de la liga maltesa. Las tres excepciones compiten en divisiones inferiores de países futbolísticamente más potentes. Es el caso del central o lateral derecho Zach Muscat, que está en el Olhanense del equivalente a la Segunda B portuguesa. El delantero Luke Gambin pertenece al Colchester, de la cuarta categoría inglesa, pero su caso es especial: nacido en las afueras de Londres, nunca ha vivido en Malta, pero tenía orígenes en la pequeña isla y se nacionalizó para poder jugar partidos internacionales. Y el altísimo portero de 19 años Rashed Al-Tumi, al que llegó a fichar el Palermo para su equipo filial, ahora se encuentra en el Casarano de la Serie D italiana, también el cuarto nivel. No ha debutado aún con la absoluta de Malta, pero está considerado el guardameta del futuro del combinado nacional.

Esta vez sí tendrá a su mejor defensor. Andrei Agius, un central muy dominante en el juego aéreo y que imprimer carácter y asume el liderazgo en el eje de la zaga, se perdió por sanción el Malta-España de la ida. Ahora sí estará disponible. Tras una extensa carrera en conjuntos menores del fútbol italiano, regresó en 2014 a su país para fichar por el Hibernians de Paola. Ha sido nombrado mejor jugador de la última liga maltesa.

Mbong y Nwoko, las armas del contragolpe. Que Malta no marque goles no es casualidad: juega muy replegada, especialmente contra rivales que se encuentran a años luz en cuanto a calidad, como España. Le cuesta salir porque todo el bloque suele estar en campo propio y, cuando lo hace, necesita recorrer muchos metros. Por ello, sus mayores amenazas son los jugadores rápidos y de buenas condiciones atléticas. Michael Mifsud, en sus buenos tiempos, se desmarcaba bien al espacio y hacía esa función, pero hoy sólo tiene energía para esfuerzos más cortos. Así que la tarea de animarse a la aventura en transiciones vertiginosas recae ahora en dos futbolistas jóvenes de origen africano. Joseph Mbong, que pasó a la historia al anotar el primer gol de una selección maltesa en la fase final de una Eurocopa (la de categoría Sub-17 que se disputó en su país, en 2014), nació en Nigeria y suele actuar como carrilero largo en un esquema de tres centrales o algo más adelantado por delante del lateral. Aunque quizá el más interesante de todos sea Kyrian Nwoko, un delantero centro, también de 22 años, de padre nigeriano (fue exfutbolista internacional con la selección de Malta tras nacionalizarse) y de madre maltesa.

Un medio centro precoz. Jake Grech es un jugador a seguir. Tiene 21 años, pero antes de cumplir los 17 ya jugaba en el primer equipo del Hamrun Spartans. Con 19, el Birkirkara ya pagó 120.000 euros por él. Y este verano lo firmó el Hibernians.

Mifsud: la leyenda maltesa se resiste a retirarse

Aunque su protagonismo es cada vez menor, el futbolista que ostenta los récords de partidos (141) y goles (41) con Malta sigue siendo convocado por Ray Farrugia. A sus 38 años, Michael Mifsud ya no es ni titular en su club, el Birkirkara de la modesta liga local, pero su estatus de leyenda y la experiencia que puede aportar a un grupo de jugadores que en su mayoría no han salido al exterior le mantienen en las citaciones. Mifsud debutó en la Bundesliga con el Kaiserslautern e incluso anotó dos tantos. Cuando estaba en el Coventry marcó un doblete en Old Trafford que eliminó al Manchester United de la Copa de la Liga.