ELCHE

El Elche despedirá antes del 1 de julio a los descartes de Pacheta

La rescisión de Jony Ñíguez, Dani Provencio, Juan Collantes y Lolo Plá se determinará en un juzgado por despido improcedente.

El Elche despedirá antes del 1 de julio a los descartes de Pacheta
FITO GONZÁLEZ

El Elche CF tiene previsto rescindir, antes de que acabe junio, los contratos de aquellos jugadores que no cuentan para Pacheta de cara a la próxima temporada. Esos son los casos de Jony Ñíguez, que este curso ha formado parte de la primera plantilla, y de los cedidos Dani Provencio, Juan Collantes y Lolo Plá. La entidad franjiverde les despedirá por la vía laboral y será un juzgado quien determine la cifra que le corresponde a cada uno.

El caso más gravoso para las arcas del club es el de Jony. Esta temporada participó en las dos rondas de la Copa del Rey, ante Granada y Córdoba, y en la Liga solo tuvo dos minutos frente al Real Oviedo. Desde el 16 de octubre no ha jugado y en el mercado de invierno se le abrió la puerta de salida, aunque el mediocentro ilicitano se aferró a su contrato para quedarse en el Elche, pese a que Pacheta no le quería. Ahora le quedan dos años firmados y el coste de su rescisión es inasumible para la entidad. Además, el jugador tiene a su favor una importante cláusula de penalización en caso de romper su vinculación con el Elche antes del 30 de junio de 2021.

La intención del Elche CF es rescindir este contrato laboral antes del 1 de julio con el excedente de presupuesto que ha sobrado de esta temporada, tras el ingreso por el traspaso de Sory Kaba, y la ampliación de capital de 1,5 millones de euros que el accionista mayoritario, José Sepulcre, tiene pendiente de suscribir. De ahí se añadirán unos 300.000 euros más para afrontar esas cantidades. El coste de los descartes ronda los 700.000 euros y el club quiere, a toda costa, evitar que se carguen al presupuesto del siguiente curso. Con los cedidos hubo acuerdo para aclarar la compensación que percibirían si se marchaban del Elche, aunque el tema también puede acabar en los tribunales.