LIVERPOOL 4 - BARCELONA 0

Origi: de jugar con el Sub-23 a héroe de las semifinales

Origi: de jugar con el Sub-23 a héroe de las semifinales

Peter Powell

EFE

Volvió al Liverpool en verano tras jugar cedido en el Wolfsburgo y sonó para el Betis. Solo ha jugado once partidos Premier este año. Incluso bajó al filial para rodarse.

Divock Origi se convirtió ayer en el héroe inesperado de la vuelta de semifinales de la Champions junto a Wijnaldum. El delantero belga anotó un doblete y cumplió a la perfección en la difícil tarea de sustituir a Salah y Firmino. Fue para él una oportunidad única e inesperada y más tal y como se venía desarrollando su temporada. De hecho, Klopp decidió mandarle con el equipo Sub-23 con el fin de que se rodase.

La presencia del tridente dificulta en gran medida la entrada de revulsivos desde el banquillo. Además, el fichaje de Shaqiri y la presencia de Sturridge en plantilla dejaban a Origi en una situación crítica. Ni siquiera entró en la convocatoria en los cuatro primeros partidos de Premier y el club adoptó la medida de que jugase con el filial. Dicho y hecho, el ariete jugó de titular contra el Swansea Sub-23 y se reivindicó con un gol y una asistencia. Sería su única experiencia.

Sin embargo, su situación ha ido cambiando con el paso de los meses. Mismamente, Solanke, también 'desterrado' al Sub-23 en aquel partido, acabó saliendo en el mercado de invierno. En Inglaterra también sonó con fuerza la marcha de Origi en la franja de enero, pero, afortunadamente para su equipo, se terminó quedando. Quizás por su gol clave al Everton (1-0) o por su asistencia desde la titularidad ante el Burnley (1-3). Más todavía: fue el gran objetivo del Betis para reforzar su delantera, pero la operación no llegó a buen puerto. Pequeños detalles que hoy convierten al Liverpool en finalista de la Champions.

De ausente a habitual referente

Klopp comenzó a creer en el belga en el mes de febrero. Entendió que su buen rendimiento en el Wolfsburgo la temporada anterior bien valía para dar un nuevo aire a los 'reds' desde el banquillo. Así, disputó por primera vez cinco partidos consecutivos de la jornada 25 a la 29 de la Premier. No respondió con muchos goles, pero sí con trabajo y poderío aéreo. Al menos, uno celebró: participó con una diana en la goleada 5-0 al Watford.

Unas semanas antes también marcó en la eliminación en tercera ronda de FA Cup frente al Wolverhampton. El descalabro, para él, trajo doble disgusto: por un lado, el traspiés de su equipo; y, por otro, la pérdida de oportunidades en la única copa en la que el Liverpool permanecía vivo y en la que más posibilidades tenía de ganarse un hueco en el once titular.

Ahora, después de una temporada marcada por la tempestad, vive su mejor momento en Anfield. Con su doblete, ya se ha convertido en un ídolo de masas y ha escrito con letras de oro su nombre en las grandes remontadas de la Champions League. Desde luego, esta es su semana. Y es que si el Liverpool sigue vivo en la pelea por la Premier es por el tanto del belga ante el Newcastle en el 86'. El fútbol le ha premiado: trabajo, persistencia, resiliencia y a citarse con la historia.