El atípico Girona da luz verde a una pequeña ‘revolución’

ESPANYOL-GIRONA

El atípico Girona da luz verde a una pequeña ‘revolución’

Marc Navarro.

GORKA LEIZA

El 3-5-2 rival puede suponer un cambio de piezas. Jurado podía ser mediapunta, Baptistaob caer en banda derecha y Marc Navarro entraría por Víctor Sánchez.

El Espanyol, el equipo más inmovilista de Primera en cuanto a minutos repartidos entre sus jugadores titulares, afronta el que no será un partido cualquiera. Primero, por la trascendencia que adquiere el duelo del lunes teniendo en cuenta la decimoquinta posición del equipo y que enfrente hay un Girona que, por el momento, desafía la reputación blanquiazul en Cataluña y está haciendo más con menos. Además, hay otra particularidad que convierte el partido en atípico, y es el sistema de juego innovador de Pablo Machín, ese 3-5-2 que mina el centro del campo del futbolistas.

Como hacen los técnicos habitualmente en Sant Adrià durante la semana, desgranando el juego del rival se encuentran con varias alternativas que podrían provocar un cambio de sistema o de jugadores. Sobre el esquema, Quique podría reforzar el centro del campo con la colocación de Leo Baptistao en la derecha y la entrada de un mediapunta que pueda alternar su posición con la delantera. José Manuel Jurado podría ser un candidato, teniendo en cuenta que está fórmula ya la utilizó en las primeras jornadas del campeonato.

Pero también las variaciones pueden afectar a jugadores. Quique Sánchez Flores podría realizar una doble alternancia. Marc Navarro tiene muchos números de ser el lateral diestro, teniendo en cuenta el rival e intentando darle más profundidad al equipo, algo que le ha faltado en las últimas jornadas. Víctor Sánchez, además, ha ido enlazando problemas musculares y podría abandonar ya el lateral en detrimento de Navarro y Javi López. Este cambio de cromos podría provocar el siguiente movimiento. Liberado Víctor Sánchez como lateral, el jugador ayudaría a Sergi Darder en la creación de juego en detrimiento de Javi Fuego, intocable en toda la Liga. El técnico ya probó esta fórmula ante el Getafe en el segundo tiempo, no obstante ni el rendimiento del equipo ni el juego mejoraron.

Aunque realizar dos cambios en el equipo titular y modificar levemente el sistema no es una revolución, si se puede considerar como tal en un Espanyol que ha mantenido su fisonomía en estas primeras 14 jornadas. El técnico acabará de decidir en la sesión de mañana cuál será el mejor plan.

0 Comentarios

Normas Mostrar