Coronavirus

La nueva vacuna de Moderna

La farmacéutica estadounidense diseña una nueva dosis contra la cepa sudafricana y envía todo el material necesario para comenzar con los ensayos clínicos.

La nueva vacuna de Moderna
COOPER NEILL REUTERS

La farmacéutica Moderna, que ya tiene aprobada por las autoridades una vacuna contra la COVID-19, ha anunciado que ha completado la dosis de refuerzo diseñada para la cepa sudafricana y ha añadido que ya ha enviado el material a los organismos competentes para que se inicie la primera fase de los ensayos clínicos de este nuevo prototipo de vacuna.

Aunque Moderna asegura que su vacuna inicial protege contra la variante sudafricana (conocida como B.1.351), ha desarrollado esta dosis de refuerzo para una “mayor precaución” y tener la máxima seguridad de que su remedio contra la COVID-19 ofrece protección contra esta cepa del coronavirus surgida en el país africano y que se ha detectado por el momento en al menos 46 países en todo el mundo.

Evaluación de la eficacia de una tercera dosis

Además de esta nueva vacuna, Moderna también evaluará la eficacia de una combinación de la dosis de refuerzo con la vacuna original que se está utilizando en este momento, así como una tercera dosis de la vacuna que ya está en el mercado. Actualmente, la vacuna de Moderna precisa de dos dosis para completar la inmunización y se va a estudiar si una tercera dosis reforzaría la eficacia contra las nuevas variantes, una teoría que ha sido compartida por Bill Gates los últimos días.

El proceso de evaluación de esta nueva vacuna seguirá las normas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Se estudiará la eficacia de la nueva dosis tanto en personas que ya han recibido la vacuna contra la COVID-19 como en personas que aún no han sido inmunizadas.

El objetivo es "controlar la pandemia"

“Moderna está comprometida con llevar a cabo cualquier actualización de nuestra vacuna que sea necesaria para poder controlar esta pandemia”, ha dicho el consejero delegado de la compañía estadounidense, Stephane Bancel. “Esperamos demostrar que la dosis de refuerzo, si es necesario, puede hacerse en dosis menores, lo cual facilitaría producir un mayor número de dosis para el mundo a finales de 2021 y en 2022 si es necesario”, ha añadido.

Moderna aumentará la producción global de su vacuna

Aumentar la producción de dosis de su vacuna es una de las mayores preocupaciones de Moderna. En este sentido, la farmacéutica también ha avanzado que va a realizar nuevas inversiones de capital que propicien el aumento de la capacidad global de producción de vacunas a 1.400 millones. “Por nuestras conversaciones con los gobiernos, creemos que seguirá habiendo una demanda significativa de nuestra vacuna de COVID-19 y estamos comprometido en el incremento de nuestra capacidad de manufactura”, ha explicado Bancel.