ACTUALIDAD

Detectan ratas negras en el centro de Madrid

Esta especie, observada en las inmediaciones de la estación de Méndez Álvaro, puede atacar a los humanos y transmitir más enfermedades que las ratas comunes.

Detectan ratas negras en el centro de Madrid
Pixabay

En Madrid viven cerca de nueve millones de ratas, según el último conteo, y muchas han decidido reunirse este viernes en las ramas de los árboles que rodean las instalaciones de la parada de Cercanías de Méndez Álvaro, según ha informado Telemadrid. Inmediatamente, los usuarios del tren han pedido una rápida solución para acabar con esta imagen tan desagradable al Ayuntamiento de Madrid, que ya está inspeccionando los aledaños de la estación.

El vídeo grabado por un grupo de jóvenes desde el interior del tren ha dado la voz de alarma sobre la presencia de estos animales que asustan a muchas personas. En él se podía observar a un grupo de ratas trepando por los árboles y posándose en las barandillas para pasajeros que hay en la estación.

Dos tipos de ratas

El suelo del terraplén estaba plagado de ratas grises que podrían haber mutado para escalar por los árboles. Sin embargo, lo que más preocupa es que están acompañadas de Rattus rattus, conocidas como ratas negras, un tipo de rata originaria de Asia que puede llegar a atacar a perros, gatos e incluso humanos. Además, es una especie que puede transmitir más enfermedades que la rata gris, como salmonelosis, el hantavirus o la enfermedad de Weil.

Otro dato sorprendente es la gran capacidad de reproducción que tienen, ya que las hembras permanecen activas durante nueve meses al año y en ambientes urbanos con alimento abundante pueden llegar a reproducirse de manera ininterrumpida, originando unas cinco o seis camadas al año. Asimismo, es un animal muy ágil y rápido que, además sabe nadar, puede trepar fácilmente los árboles e incluso saltar de uno a otro.

El Ayuntamiento de Madrid ya alertó en el año 2019 de la posible presencia de ratas negras en diez puntos de la capital, aunque aseguraba que no suponía ningún riesgo para la salud. Ahora, los montones de basura acumulados tras el paso del temporal Filomena podría haber propiciado la mayor presencia de estos roedores en las calles madrileñas.