Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Si no le haces caso a la ciencia, házselo a tu madre: las verduras crucíferas son fuente de salud

Cada vez existen más evidencias científicas sobre las importantes propiedades de verduras como el brócoli, las coles de bruselas, la coliflor, el repollo o la col rizada, que te has hartado de rechazar ante la insitencia de tu madre.

verduras, brócoli, coles de bruselas, verduras crudíferas, salud, nutrición
as.com

No se encuentran entre nuestras verduras favoritas, pero paradójicamente quizá sean las más beneficiosas para nuestro organismo. Nos referimos a las denominadas crucíferas. Quizá ese nombre no te diga mucho, pero el brócoli, las coles de bruselas, la coliflor, el repollo o la col rizada son algunos ejemplos pertenencientes a esta familia de verduras.

En los últimos tiempos están proliferando las evidencias científicas que les otorgan importantes beneficios para la salud. Aunque obviamente si atendemos a que las verduras crucíferas son fuente de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, además de proporcionar un bajo aporte calórico, está claro que perjudiciales no pueden ser.

En este sentido, una nueva investigación a cargo de expertos de la Edith Cowan University (Australia) concluye que este tipo de verduras podrían jugar un importante papel a la hora de prevenir enfermedades avanzadas de los vasos sanguíneos, que afectan a arterias y venas y puede reducir el flujo de sangre que circula por el cuerpo debido a la acumulación de depósitos de grasa y calcio en las paredes internas de los vasos sanguíneos. Y precisamente esta acumulación de depósitos de grasa y calcio es la principal causa de un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Los resultados del trabajo, publicado en la revista 'British Journal of Nutrition', se basan en el análisis de datos de una cohorte de 684 mujeres mayores de Australia Occidental reclutadas en 1998, y los investigadores descubrieron que las que tenían una dieta que incluía más verduras crucíferas tenían menos posibilidades de tener una acumulación extensa de calcio en la aorta: quienes consumían más de 45g de vegetales crucíferos cada día tenían 46% menos en relación a las que no alcanzaban esa ingesta.

"En nuestros estudios anteriores, identificamos que aquellos que consumían más verduras tenían un menor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, como un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular, pero no estábamos seguros de por qué. Nuestros hallazgos de este nuevo estudio proporcionan una visión de los mecanismos potenciales involucrados”, asegura Lauren Blekkenhorst, principal autora de la investigación..

“Ahora hemos encontrado que las mujeres mayores que consumen mayores cantidades de verduras crucíferas cada día tienen menos probabilidades de tener una calcificación extensa en la aorta", añade la experta, que especula con la posibilidad de que la vitamina K esté involucrada en la inhibición del proceso de calcificación que ocurre en nuestros vasos sanguíneos.

Harvard también respalda su consumo

En su momento Teresa Fung, reputada profesora de nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, hizo una defensa enconada de 5 alimentos que consideraba básicos en cualquier dieta y cuyo consumo debe ser prácticamente diario porque aportan muchos nutrientes concentrados en pocas calorías y ayudan a mantener un correcto funcionamiento de nuestro organismo. Y sorpresa, las coles de bruselas se encontraban en su selección.

Pero es más, una reciente investigación de expertos del Centro Médico Beth Israel Deaconess (EEUU) y la Universidad de Harvard (EEUU), publicada en 'Science', concluye que un compuesto encontrado las verduras crucíferas favorece la expresión de uno de los genes supresores de tumores más potentes del cuerpo.

"El estudio es realmente emocionante. Seamos honestos, he sido cuestionado ampliamente por la conexión entre el brócoli y otras verduras crucíferas con una capacidad antitumoral. Pero por un segundo olvida lo que piensas acerca de la ciencia: el hecho de que hallemos algo que tu madre dice que es bueno para ti, es atractivo”, bromeaba Victor J. Aresty, profesor de medicina de Harvard. Así pues, si no le haces caso a la ciencia, házselo a tu madre. Sabes que siempre tiene razón.