Deporte y Vida

REAL MADRID

Así será la operación hoy de Eden Hazard

El tiempo estimado de recuperación suele ser de 90 días; primero el jugador pasará por un proceso de inmovilización de dos semanas; en la tercera semana tras la operación empezarán los ejercicios de movilidad, y hacia la sexta semana carga y apoyo.

hazard
David González DIARIO AS

Hoy es un día clave para Eden Hazard. Será operado en la ciudad de Dallas, Estados Unidos, por Eugene Curry, un especialista que pretende recuperar al belga para la fase final de la temporada. En Deporte y Vida hemos preguntado a José Luis Alonso y Andrés Quevedo García, profesores del Máster en Terapia Manual Ortopédica en el Tratamiento del Dolor de la Universidad Europea y fisioterapeutas en ONELIFE, sobre cómo será la operación, la recuperación y cuáles serán los tiempos para que Hazard vuelva a jugar con el Real Madrid.

 Cómo es la lesión de Hazard

Según el parte médico ofrecido por el club se trata de una fisura en el tercio distal del peroné derecho, pero los condicionantes de esta nueva lesión vienen precedidos de dos lesiones anteriores sufridas en la misma zona.

En el año 2017 se produjo la primera y la más grave, Hazard sufrió una fractura infrasindesmal del peroné derecho donde, tras pasar por quirófano, estuvo tres meses fuera de los terrenos de juego.

La cirugía consistió en una osteosíntesis mediante una placa con tornillos para unir las partes del hueso fracturado y la estabilización de la articulación del tobillo.

La segunda lesión ocurrió el 26 de noviembre durante el partido de Champions League contra el PSG, los servicios médicos del club anunciaron que el futbolista sufría una lesión por contusión perimaleolar en la pierna derecha donde se le diagnosticó una microfisura incompleta externa en dicha zona.

Estos condicionantes anteriores son importantes a la hora de entender la nueva lesión del jugador ya que el peroné es un hueso que soporta mucha tensión en los movimientos de torsión del tobillo, muy habituales en deportes como el fútbol.

Debido al material de osteosíntesis que ya tiene puesto, cabe la posibilidad de que haya una diferencia importante en la distribución de las cargas que sufre el hueso entre donde se encuentra la placa y donde acaba, lo que podría provocar un estrés mecánico mayor en la zona con la consiguiente posibilidad de sufrir una fractura asociada a dicho estrés.

Podrían darse varias opciones, una fractura periplaca, es decir alrededor de la misma, una fractura cortical por tracción del ligamento sobre el hueso en un movimiento de torsión durante el juego o bien podría ser una fractura por rotura del material de osteosíntesis.

En todo caso, desconocemos la situación concreta de ese tobillo y solo estamos realizando hipótesis posibles del mecanismo de lesión que puede padecer el jugador.

En qué consiste la operación de Hazard

Sin tener un acceso directo a la realidad absoluta de la lesión, generalmente se manejan tres opciones quirúrgicas:

-Una sería sustituir la placa de titanio que tiene puesta ya por una más larga que abarque la zona donde se encuentre la nueva lesión.

-La otra consistiría en poner un tornillo para unir la zona y con ello facilitar y controlar la consolidación.

-En el caso de que la lesión fuera asociada con la rotura del material de osteosíntesis antiguo, procederían a la sustitución del mismo.

 La opción más apropiada lo determinará el cirujano según la situación de la lesión y las posibilidades reales de aplicabilidad.

Tiempo de recuperación de Hazard

El tiempo estimado de recuperación suele ser de 90 días aproximadamente, primero el jugador pasara por un proceso de inmovilización de aproximadamente dos semanas, más corto que con el tratamiento conservador.

Aunque la fase de carga y apoyo no suele comenzar hasta la 5 ó 6 semana (dependiendo del tipo de lesión, cirugía…) entre la segunda y tercera semana después de la operación, el jugador podrá comenzar a realizar ejercicios de movilidad y trabajo muscular para empezar a recuperar el rango articular y el tono de la musculatura trabajando tanto fuera como dentro del agua, siempre sin apoyo.

Desde la semana 5 ó 6 se recomienda comenzar con el apoyo con una ortesis tipo Walker que garantiza mayor estabilidad del complejo del tobillo.

De la sexta semana en adelante, la recuperación será progresiva para garantizar una correcta readaptación funcional a la práctica deportiva hasta la recuperación del alta competitiva cerca de los 3 meses aproximadamente después de la cirugía.

Posibles recaídas 

Es difícil ser absoluto en la afirmación de posibles recaídas, el fútbol es un deporte que genera mucho estrés en todo el miembro inferior y el peroné en particular es un hueso muy susceptible de sufrir lesiones tanto por estrés mecánico como por traumatismo directo.

Si todo sigue los procesos normales de consolidación y recuperación funcional, el jugador no tendría por qué sufrir recaídas de la misma lesión, aunque eso no le exime al cien por cien de no volver a sufrir alguna alteración que pueda tener una relación directa con el número de lesiones que ya ha sufrido el jugador en su tobillo derecho.