Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

El ejercicio físico favorece la adherencia a una dieta baja en calorías

Una nueva investigación del WELL Center, perteneciente a la Universidad de Drexel (EEUU), concluye la actividad física puede ayudar a regular el apetito o el comportamiento alimentario.

ejercicio físico, salud, dieta, caloría, fitness
as.com

Una nueva investigación a cargo del Centro de Ciencias del Peso, Alimentación y Estilo de Vida (WELL Center) en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Drexel (Estados Unidos) pone de manifiesto que además de las importantes implicaciones que el ejercicio físico tiene para la salud, también ayuda a adherirse a una dieta baja en calorías.

Hasta la fecha ha existido, y existe, mucho debate en torno a incidencia de la actividad física sobre el apetito. Mientras que algunos estudios muestran que el ejercicio lleva a comer en exceso al aumentar el apetito o la justificación de una persona para comer, otros estudios muestran que el ejercicio regula el hambre y puede ayudar a reducir el comer en exceso.

Y es en este sentido en el que se posiciona el trabajo de la universidad norteamericana, que ha sido publicado en 'Health Psychology'. Los resultados del estudio, en el que han participado 130 personas, indican que el ejercicio físico es un factor que es más parte de la solución que del problema.

Reducción del apetito

No en vano, ha evidenciado que el ejercicio reduce hasta un 12 por ciento la probabilidad de comer en exceso. Además, según se ha observado, por cada 10 minutos adicionales de ejercicio el riesgo de ejercicio se reduce en un uno por ciento en las horas posteriores a realizarlo.

"Nuestro estudio sugiere que el ejercicio también puede ayudar a adherirse a una dieta baja en calorías, tal vez a través de una mejor regulación del apetito o el comportamiento alimentario, por lo que es una razón más para hacer actividad física si se quiere bajar de peso", explica Rebecca Crochiere, principal autora de la investigación.

“Estos hallazgos pueden ayudar a los investigadores a comprender mejor cuándo las personas que buscan perder peso corren el riesgo de comer en exceso. Pueden sugerir también el desarrollo de tratamientos que eviten comer en exceso y faciliten la pérdida de peso", añade Crochiere.

Los resultados también insinuan que el efecto del ejercicio sobre el comportamiento alimentario puede depender de la intensidad del ejercicio, con una actividad física ligera (versus moderada a vigorosa) que muestra los efectos protectores más fuertes contra comer en exceso, aunque se necesita más investigación para respaldar este hallazgo según la principal investigadora.