Deporte y Vida

DIETAS

Alimentos ultraprocesados: ¿cuánto puedes engordar en solo dos semanas?

Una investigación a cargo de expertos del Instituto Nacional de Salud de EEUU (NIH) concluye que el cambio en el peso corporal en relación a una dieta sin alimentos procesados es evidente.

alimentos ultraprocesados, dieta, obesidad, peso, engordar, salud
as.com

Los alimentos ultraprocesados han llegado a los lineales de los supermercados y a nuestras despensas para quedarse. El problema es que se trata de preparaciones industriales elaboradas a partir de sustancias derivadas de otros alimentos que incluyen largas listas de aditivos (conservantes, colorantes, edulcorantes o potenciadores del sabor), con muy poco valor nutricional, que tienen un contenido rico en grasas, azúcar o sal y aportan, como es obvio, una cantidad ingente de calorías.

Pero a pesar de que su relación con diversos problemas de salud está cada vez más documentada, este tipo de alimentos ocupan en muchas ocasiones un lugar preferencial en nuestra lista de la compra. Ya sea por su sabor, por cuestiones de tipo económico o como consecuencia de un estilo de vida que rara vez nos permite un respiro para enfrentarnos con calma a los cuatro fogones, lo cierto es que suponen una solución fácil.

Pero una reciente investigación a cargo del Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales de EEUU, pone de manifiesto que un consumo de alimentos ultraprocesados prolongado en el tiempo puede conllevar un considerable aumento de peso y aumentar el riesgo de sufrir determinadas enfermedades tanto de carácter metabólico como cardiovascular.

Ganancia de peso

En particular, los investigadores utilizaron una pequeña muestra de 20 personas (10 hombres y 10 mujeres) a los cuales se les dividió en dos grupos. A cada uno se les proporcionó comidas compuestas de alimentos ultraprocesados o comidas de alimentos mínimamente procesados durante dos semanas.

Se consumen 500 calorías más y la diferencia de peso es de 2 kilos.

Por ejemplo, un desayuno ultraprocesado podría consistir en un bagel con crema de queso y tocino de pavo, mientras que el desayuno sin procesar consistía en avena con plátanos, nueces y leche descremada. Tanto las comidas ultraprocesadas y sin procesar tenían las mismas cantidades de calorías, azúcares, fibra, grasa y carbohidratos.

Y los resultados de la investigación, publicada en la prestigiosa revista ‘Cell Metabolism’, indican que aquellas personas cuya dieta fue a base de alimentos ultraprocesados ingerían una media de 500 calorías más en relación al otro grupo y el aumento de peso fue de 1 kilogramo, que fue justo la cantidad de peso que perdió el grupo de alimentos mínimamente procesados. Es decir, la diferencia entre adherirse a una dieta o a la otra fue de dos kilos en tan solo dos semanas.