Deporte y Vida

SALUD

Tres 'by-pases' aorto-coronarios: la operación de Juan Carlos I

El monarca, de 81 años, ha sido sometido a una operación coronaria con éxito; esta cirugía redirige la sangre por fuera de la zona parcial bloqueada de una arteria del corazón para mejorar la circulación sanguínea que llega al músculo cardíaco.

Tres 'by-pases' aorto-coronarios: la operación de Juan Carlos I
Daniel Gonzalez GTRES

La salud del rey Juan Carlos, de 81 años, ha sido relativamente buena a lo largo de toda su vida, pese a haber superado con éxito 17 operaciones, casi todas óseas. La operación cardiaca a la que será sometido hoy parece la más grave, aunque no hay apenas información, sí resultados e informes de edad y dolencias.

La arteriosclerosis sucede cuando los vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes del corazón al resto del cuerpo (arterias) se vuelven gruesos y rígidos, en ocasiones restringiendo el flujo de sangre hacia los órganos y los tejidos. Las arterias sanas son flexibles y elásticas, pero con la edad, las paredes de las arterias se pueden endurecer, una enfermedad que se denomina endurecimiento arterial.

La aterosclerosis es un tipo específico de arteriosclerosis, pero a veces los términos se utilizan indistintamente. Aterosclerosis se refiere a la acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias dentro y sobre las paredes de las arterias (placa), lo cual puede restringir el flujo sanguíneo.

La placa se puede romper, lo que desencadena un coágulo de sangre. Aunque la aterosclerosis a menudo se considera un problema cardíaco, puede afectar a cualquier arteria del cuerpo. La aterosclerosis puede prevenirse y es tratable.

Síntomas de la ateroesclerosis

-ateroesclerosis en las arterias del corazón, puedes tener síntomas como dolor en el pecho o presión

-ateroesclerosis en las arterias que conducen al cerebro, puedes tener signos y síntomas como entumecimiento o debilidad repentinos en los brazos o las piernas, dificultad para hablar o balbuceo, pérdida temporal de la visión en un ojo o caída de los músculos de la cara. Estos indican un accidente isquémico transitorio que, si no se trata, puede evolucionar a un accidente cerebrovascular.

-ateroesclerosis en las arterias de los brazos y las piernas, puedes tener síntomas de enfermedad arterial periférica, como dolor en las piernas cuando caminas

-ateroesclerosis en las arterias que conducen a los riñones, desarrollando presión arterial alta o insuficiencia renal.

Además del envejecimiento, algunos factores que aumentan el riesgo de padecer ateroesclerosis son:

  • Presión arterial alta
  • Nivel de colesterol alto
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Tabaquismo y otros consumos de tabaco
  • Antecedentes familiares de enfermedades del corazón tempranas
  • Falta de ejercicio
  • Dieta no saludable

La operación coronaria del Rey: 3 by pass aorto coronarios

El procedimiento consiste en tomar un vaso sanguíneo sano de una pierna, un brazo o del tórax y unirlo por fuera de las arterias bloqueadas en el corazón. Si bien la cirugía de bypass de la arteria coronaria no cura la enfermedad cardíaca que causa los bloqueos (aterosclerosis o enfermedad de las arterias coronarias), puede aliviar los síntomas, como dolor en el pecho y dificultad para respirar. En algunas personas, este procedimiento puede mejorar la función cardíaca y reducir el riesgo de morir a causa de una enfermedad cardíaca.

La cirugía de bypass de la arteria coronaria es una opción si tienes una arteria del corazón obstruida.

Pese a que una operación coronaria supone un riesgo alto para la salud, tal y como indica en su estudio el doctor Jesús M. Herreros, del Departamento de Cardiología y Cirugía Cardiovascular. Clínica Universitaria de Navarra, los avances en técnicas, pese a la edad de más de 80 años, hacen que el post operatorio pueda ser positivo y con una alta tasa de supervivencia.

“El consenso sobre el acceso a los cuidados sanitarios sin límite de edad, el incremento de la esperanza de vida y los progresos de la medicina de alta especialización han llevado a indicar el tratamiento quirúrgico a una población cada vez de mayor edad”, cuenta.

“La mortalidad hospitalaria está relacionada significativamente con la presencia preoperatoria de una depresión de la función sistólica ventricular izquierda, hipertensión pulmonar, sintomatología de insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, enfermedad valvular mitral de larga evolución y desnutrición. Cuando estos factores de riesgo no están presentes en el preoperatorio, la mortalidad se aproxima a la de los pacientes más jóvenes. La cirugía urgente y las reoperaciones son factores predictivos de mortalidad, aunque no son específicos de la edad avanzada.

En este tipo de operaciones, se suelen corregir los problemas cardiacos de obstrucción de arterias introduciendo un catéter hasta la arteria dañada, e implantando un stent, una malla cilíndrica, dentro de la arteria para evitar que se obstruya la arteria. Cuando el problema, no está tan localizado y es más difuso, se suele optar por una intervención de bypass, más complicada, realizando un puente entre arterias coronarias. Esta reparación valvular es una operación a la que las personas de edad similar al Rey se suelen someter, con éxito.

Las operaciones del Rey Juan Carlos I

en 1954, apendicitis

en 1981, heridas en un brazo

en 1985, fibrosis en la pelvis

en 1991, operación en la tibia derecha

2001, varices en la pierna derecha

en 2010 se le extirpó un nódulo en el pulmón derecho

en 2011 se le implantó una prótesis en la rodilla derecha, deteriorada por la artrosis

en 2011, se rompió el tendón de Aquiles del pie izquierdo

en 2012 le fue implantada una prótesis en la cadera derecha y días después fue intervenido por una luxación en esta cadera

en 2012 se le implanta una prótesis en la cadera izquierda

en 2013 se le sustituye esta prótesis y se le implanta una que parece ser definitiva

en 2013, hernia discal en la columna

en 2018, operación en la rodilla derecha

en 2019, operación en el ojo izquierdo