Deporte y Vida

BIENESTAR

6 gestos que envejecen y añaden grasa a tu piel en verano

Desmontando mitos de la limpieza facial en verano, que con tanta agua (natural o con químicos), y el extra de protección solar, envejecen la piel y añaden grasa y suciedad.

limpieza facial verano
as.com

Ya sea en la piscina, en el río, en la playa, en un lago, en una piscina de sal, con la manguera en tu patio... si todos estos 'agresores' a tu piel, le añades la protección solar, de cualquier manera, la práctica deportiva, el sudor, y el limpiarte mal o muy pocas veces la cara, tu rostro no sólo estará sucio, sino que envejecerás antes.

Por hemos vamos a contarte 6 gestos que hacen que estropees no sólo la piel, sino que te arrugues más, que esté tirante, te puedan salir rojeces del sol, de la sal, de algún químico en la piscina, y que por la noche no se relaja como merece.

Lo que haces mal con tu piel en verano

Carme Chorto, asesora científica de Eucerin, lo tiene claro, y uno de los peores gestos que podemos hacer es lavarnos con cualquier cosa la cara, incluso con un jabón de manos, ya que lo importante es lavarse. "La cara es una de las zonas más sensibles del cuerpo porque es una parte expuesta a agentes externos durante todo el año, por lo que necesita unos cuidados especiales, así como una higiene específica, efectiva pero que no altere el equilibrio de la piel". cuenta.

Si tienes la piel grasa, debes elegir un producto con alcohol. No, es totalmente falso. "El alcohol sólo ayudará a resecar más la piel que responderá segregando más grasa para equilibrarla. Además, los lavados agresivos modifican la barrera cutánea y la microbiota promoviendo la inflamación, por lo que se deben elegir limpiadores efectivos pero que no resequen la piel en exceso", añade.

Cada piel necesita una crema, por eso cada piel necesita un limpiador. "En función de las necesidades de cada uno, se necesitan unos cuidados específicos adecuados a su tipo de piel, con la higiene ocurre lo mismo", explica.

No siempre hay que utilizar cepillos de limpieza, puede que ahora tengas la piel más sensible y sea perjudicial. "La limpieza de la piel, junto con la protección solar, son los cuidados de belleza más importantes. Las partículas del aire y la suciedad sobre la piel pueden producir la aparición de puntos negros y pérdida de luminosidad. La limpieza tradicional puede ser adecuada y válida en muchas situaciones, igual que el uso de cepillos, no obstante, existen tipos de piel en el que estos tipos de cepillos pueden estar contraindicados. No se deben usar en acné moderado o severo, ya que puede empeorar la inflamación. Tampoco en pieles sensibles con tendencia a dermatitis atópica o psoriasis ni en personas que presentan rosácea", y mucho menos en niños con pieles sensibles o que estén enrojecidas por el sol.

Si no me maquillo, no hace falta limpiar la piel, una frase que muchos hombres utilizan para tener la excusa perfecta para no limpiarse en profundidad la piel. "La piel de la cara casi siempre, sino siempre, está expuesta al exterior, independientemente de la estación del año, con lo que, a lo largo del día, sobre la piel del rostro se va acumulando suciedad que tapa los poros y puede ser un medio que facilite el desarrollo de una gran cantidad de microorganismos que obstaculizan el normal funcionamiento de la fisiología cutánea, Los expertos insisten en que lavarse la cara por la noche es el mejor tratamiento de belleza, ya que de esta forma garantizamos que nuestra piel esté libre de agentes externos que agreden nuestro cutis a diario, incluso si no se usa maquillaje, debemos lavarnos la cara todas las noches", recalca.

Un gesto que solemos hacer, y que debemos desterrar ya: frotar la cara con la toalla. "Es importante no frotar la cara, especialmente en casos de acné ya que puede irritar más la piel. Además, hay que tener especial cuidado con los ojos, pues la piel de los párpados es la más fina y sensible del cuerpo. Y especialmente hay que tener cuidado con el secado, los expertos aconsejan que debe realizarse de forma delicada, acariciando el rostro, sin frotar y siempre con una toalla limpia, libre de bacterias", finaliza. En muchas ocasiones un pañuelo suave desechable es lo más efectivo, aplicando pequeños toques sin apretar.