Deporte y Vida

SALUD

Por qué el virus de la gripe campa a sus anchas en invierno y es más peligroso

humedad baja, humedad, virus, gripe, yale, salud, enfermedades

as.com

Un grupo de investigadores de la Universidad de Yale (EEUU) concluye que tenemos más probabilidades de enfermar, e incluso de morir, a causa de la gripe en los meses de invierno por la baja humedad.

Un equipo de investigadores de la prestigiosa Universidad de Yale (EEUU) señala directamente a la humedad baja como principal responsable de que aumenten las posibilidades de que el virus de la gripe campe a sus anchas durante los meses de invierno y provoque tantos estragos, incluso la muerte, entre la población.

Hasta la fecha, las evidencias ya apuntaba a que las bajas temperaturas y la baja humedad promovían la transmisión del virus de la gripe, pero no se terminaba de entender del todo el efecto de la disminución de la humedad en las defensas del sistema inmunitario contra la infección de la gripe.

Para ello, el equipo de investigación de Yale, dirigido por la profesora Akiko Iwasaki, exploró la cuestión utilizando ratones modificados genéticamente para resistir la infección viral como lo hacen los humanos. Todos los ratones se alojaron en cámaras a la misma temperatura, pero con humedad baja o normal para ser expuestos a continuación al virus de la Gripe A.

Tres factores fundamentales

Y los resultados del ensayo, publicados en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', apuntan a 3 causas fundamentales:

  • La baja humedad evitó que los cilios, que son estructuras similares a pelos en las células de las vías respiratorias, eliminen las partículas virales y el moco.
  • También redujo la capacidad de las células de las vías respiratorias para reparar el daño causado por el virus en los pulmones.
  • El tercer mecanismo involucraba interferones, o proteínas de señalización liberadas por células infectadas por virus para alertar a las células vecinas a la amenaza viral, que fallaron en un ambiente de baja humedad.

"Ya sabíamos que con humedad baja se produce un aumento en la incidencia de la gripe y la mortalidad. Si nuestros hallazgos en ratones se sostienen en humanos, nuestro estudio proporciona un posible mecanismo subyacente a esta naturaleza estacional de la enfermedad de la gripe”, explica Iwasaki.

A pesar de que la humedad no es el único factor que interviene en los brotes y epidemias de gripe, debe tenerse muy en cuenta. De este modo, el aumento de vapor de agua en el aire con humidificadores en el hogar, la escuela, el trabajo e incluso en los entornos hospitalarios es una estrategia potencial para reducir los síntomas de la gripe y acelerar la recuperación.