Deporte y Vida

SALUD

Síndrome del escaparate: una patología degenerativa que dificulta caminar

síndrome del escaparate, dolor lumbar, dolor piernas, estenosis de canal lumbar, patología degenerativa, caminar, andar

as.com

Se trata de un estrechamiento del canal lumbar que provoca un dolor en las piernas y trastornos sensitivos en forma de hormigueo y sensación de pérdida de fuerza al caminar.

Es más habitual de lo que pudiera parecer a priori. De hecho, el síndrome del escaparate es una patología degenerativa que comienza a manifestarse a partir de los 45 años de edad, y que sufre el 95% de los varones y el 80% de las mujeres de más de 65 años. Y es un suplicio porque provoca dolor en las piernas y trastornos sensitivos en forma de hormigueo y sensación de pérdida de fuerza al caminar que obligan detenerse unos minutos para que los síntomas desaparezcan.

De ahí que la estenosis de canal lumbar, un estrechamiento del espacio por donde pasan la médula espinal y las raíces nerviosas, sea conocida como síndrome del escaparate ya que quien la sufre puede tener serias dificultades para caminar siquiera 100 metros y las paradas cada pocos pasos están a la orden del día ya que ese estrechamiento del canal, cuando se produce el movimiento de la columna, causa una dificultad en su irrigación y en su funcionamiento.

La buena noticia es que desde la prevención, cuidando la higiene postural al sentarse y haciendo ejercicio como caminar, puede prevenirse. También se pueden mejorar notablemente los síntomas gracias a la fisioterapia y la rehabilitación evitando además que la patología progrese.

Cirugía “mínimamente invasiva”

Solo en casos en los que un tratamiento conservador no dé los resultados deseados pueden plantearse otras opciones como la cirugía, que puede lograr la desaparición de los síntomas en un 90 por ciento. “Existe una cirugía mínimamente invasiva que dura aproximadamente 30 minutos. Se trata de colocar un dispositivo interespinoso de forma de U o W de titanio, que va abriendo poco a poco el canal y el conducto por donde pasan los nervios hasta revertir la compresión que produce el dolor, logrando la desaparición de los síntomas en el 90% de los casos”, explica el doctor Francisco Villarejo, jefe de servicio de Neurocirugía del Hospital La Luz.

“La intervención se realiza con anestesia general. El paciente es dado de alta a las 24 o 48 horas y a las dos semanas puede hacer vida normal. Este proceso, poco invasivo para corregir el ‘síndrome del escaparate’, está indicado en aquellos pacientes en los que los tratamientos conservadores han fracasado o en los que presentan dificultad al caminar", concluye el experto.