Deporte y Vida

HIGIENE DEL SUEÑO

Ventajas e inconvenientes de tu postura favorita (para dormir)

dormir, sueño, consejos, postura, salud

as.com

Muchas veces no le damos la importancia que merece, pero la posición en la que duermes no es una elección exenta de consecuencias para tu salud.

“La posición de la persona en la cama es un aspecto infravalorado a pesar de que a la hora de dormir son muchos los factores que influyen en la calidad y cantidad de sueño, y hay algunas situaciones especiales donde la postura puede mejorar el sueño o la salud”, asegura Alejandro Guillén Riquelme, experto de la Cátedra de Investigación del Sueño de la Universidad de Granada-Grupo Lo Monaco.

“Hay personas más vulnerables, es decir, aquellas que más les puede afectar en mayor medida la postura a la hora de dormir como las personas que sufren insomnio, embarazas y personas con apnea del sueño”, añade el experto que recomienda una adoptar una postura determinada en estos casos.

Insomnio por ansiedad

En este caso es aconsejable evitar posturas que dificulten la entrada de aire, agraven la sensación de ahogo y aumentar más la desazón como dormir boca abajo.

Mujeres embarazadas

Según las numerosas evidencias científicas, la mejor postura sería dormir de lado, sobre el lado izquierdo más concretamente porque facilita la irrigación sanguínea y el paso de flujos gástricos sin presión. En el último trimestre se recomienda la postura supina, ya que facilita una correcta postura del útero.

Apnea Obstructiva del sueño

Quienes sufren este trastorno, que provoca el bloqueo de la vía respiratoria durante el sueño con la consiguiente sensación de asfixia que implica despertarse y no alcanzar las fases más profundas del sueño, deben dormir de lado para que el número de paradas respiratorias durante la noche disminuya.

¿Cuál es la mejor postura para dormir?

Llegados a este punto, y dando por hecho que tu caso no se corresponde con ninguno de los enumerados con anterioridad, estas son las ventajas e inconvenientes de tu postura favorita para dormir.

Dormir boca arriba

Ventajas: En esta postura, el estómago queda por debajo del esófago, evitándose así la acidez y el reflujo. La columna descansará relajada y en posición natural, siempre y cuando dispongas de un colchón de firmeza media que se adapte a las curvas de tu cuerpo.

Inconvenientes: Esta postura propicia el ronquido ya que dificulta el paso del aire. Una almohada especial puede ayudarte en caso de que seas roncador.

Dormir de lado

Ventajas: Con la postura fetal aliviamos la tensión en la zona lumbar. Así pues, es la mejor postura para dormir bien, independientemente si nos acostamos del lado izquierdo o derecho.

Inconvenientes: En las mujeres no es muy recomendable ya que esta postura puede provocar y/o agravar la flaccidez en el pecho. La alineación de la espalda no siempre es la correcta que se consigue con una firmeza media de la superficie sobre la que dormimos. Si colocamos una almohada entre las piernas, ganaremos en comodidad.

Dormir boca abajo

Ventajas: ninguna.

Inconvenientes: La cara queda aprisionada contra la almohada, agravando las arrugas faciales. La torsión a la que sometemos al cuello en esta postura modifica la curva cervical, que puede provocar fuertes dolores en la zona. Además, la respiración es menos fluida al dormir sobre el estómago y el pecho.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar