Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Comiendo aguacate ahorras agua: el alimento del futuro

aguacate

as.com

Para producir un kilo de aguacate son necesarios 1.000 l de agua frente a la producción de carne de cerdo (6.000 l de agua), de ternera (15.400 l de agua) o chocolate (17.000 l).

El aguacate es más que alimento de moda. Es un producto que puede cambiar la producción mundial ahorrando agua. Y tenemos todos los datos. No sólo porque juegan un papel clave en el cambio de tendencia hacia una alimentación que incorpore grasas naturales, en detrimento de productos como el maíz, trigo, soja o azúcar.

Sino también por su consumo imparable. En 2018, se consumieron más de 74 millones de kilos de aguacates en España, 19 millones más respecto al año anterior, representando un aumento del 25%; en la Unión Europea su consumo en 2018 ha crecido un 35% en comparación con 2017, lo que supone más de 650 millones de kilos consumidos.

El aguacate, el super alimento que ahorra agua

Además de los beneficios nutricionales del aguacate en nuestra salud y alimentación, para producir un kilo de aguacate hacen falta 1.000 litros de agua, mientras que para elaborar alimentos como la carne de cerdo, de ternera o el chocolate, esta cantidad se eleva hasta 6.000, 15.400 y 17.000 litros respectivamente.

Datos a tener en cuenta. Y es que más allá de la apariencia y textura atractivas de esta fruta, buena parte del éxito del aguacate reside en su sabor, su versatilidad y los nutrientes beneficiosos que contiene para nuestro organismo y nuestro cuerpo.

Sobre todo, los ácidos grasos monoinsaturados y polinsaturados. Grasas beneficiosas para la salud que ayudan a mantener en niveles normales el colesterol, proporcionan energía al organismo, tienen beneficios cardiovasculares y disminuyen el riesgo de padecer cardiopatías. Ventajas que justifican el incremento en la demanda que están teniendo los alimentos ricos en ellas.

Por ejemplo, los australianos consumieron una media de 3,5 kilos por persona en 2017 y la producción del mismo en este país ha pasado de 34.515 toneladas en 2005 a más de 77.000 toneladas en 2017, un aumento de casi el 120%, y con el objetivo de llegar a las 115.000 toneladas en 2025.