Deporte y Vida

PSICOLOGÍA

Los beneficios de regalar mandalas a los adultos

mandalas

as.com

Los famosos dibujos para adultos, mandalas, buscan relajarnos, tranquilizarnos, buscar un tiempo de mente en blanco, conectar con nuestros sentimientos y exponerlos a través de los colores.

El término mandala proviene del sánscrito y significa “círculo”. Estas representaciones geométricas tienen un fuerte arraigo en rituales del hinduismo y el budismo; aunque se pueden encontrar en prácticamente todas las culturas del mundo.

Que los adultos colorean es una actividad relajante, es sencilla, barata, simple casi. Pero representa mucho más, sobre todo en situaciones de estrés y cuando no sabes qué regalar a alguien que aparentemente lo tiene todo.

Beneficios de los mandalas para los adultos

Los mandalas ayudana a centrar la mente en el momento del aquí y el ahora, alejándola de preocupaciones.

Que un niño coloree es algo habitual. Primero dibujará por cualquier parte, más adelante rellenará todos los huecos, y según vaya creciendo irá eligiendo colores, formas, hasta hacer representaciones. Esta tarea tan 'sencilla' moldea su mente y la representación que del mundo hacen.

Colorear para los adultos es algo que deberíamos recuperar no sólo por su simpleza, sino también por su complejidad. Y es que los mandalas están muy relacionados con la psiquiatría, psicología, pedagogía y neuropedagogía, pasando por prácticas terapéuticas, espirituales y hasta energéticas.

El estrés natural del día a día, el coche, los atascos, los dobles turnos, el no llegar, el querer cambiar de vida y no saber cómo... pueden hacer que nos alejemos de lo importante, que es estar con los que nos rodean. Y ahí es donde entran en juego los mandalas.

Porque es precisamente en su simpleza, colorear como cada uno quiera, donde está lo más interesante. Y es que colorear puede aportarnos tranquilidad y relajación, nos conectan con nuestro interior, disminuye la ansiedad, la fatiga y el estrés, nos remite a lo esencial, a la expresión de la belleza, la armonía, el equilibrio; además, sincroniza las funciones cerebrales, desde nuestras necesidades básicas y expresiones afectivas hasta el análisis y procesamiento de información, incluso una proyección.

Una persona perfeccionista hará cada dibujo siguiendo unas pautas, un orden. Una persona caótica dibujará según le parezca en ese instante. Pero todos estarán centrados en ese momento de concentración, en un dibujo y en sus colores.

Existen además diferentes técnicas dependiendo del objetivo que se pretenda alcanzar al dibujar los mandalas.Si buscamos entrar en contacto con nuestro interior, nuestra identidad o nuestras emociones, es recomendable colorear del exterior hacia el interior; logramos mejorar nuestra expresión y comunicación.