Deporte y Vida

NUTRICIÓN

12 claves que explican por qué el pistacho es el nuevo fruto seco por excelencia

frutos secos, nutrición, pistachos, salud, nueces

as.com

La Fundación Dieta Mediterránea, que fomenta los valores, los productos y el estilo de vida asociado a ella, considera que es el fruto seco más recomendado por su aporte nutricional y beneficios asociados.

Si alguien nos preguntara qué fruto seco está considerado como el paradigma de salud probabelemente la mayoría responderíamos que la nuez. Y si bien sigue siendo un fruto seco muy apreciado por sus propiedades, la Fundación Dieta Mediterránea, que fomenta los valores, los productos y el estilo de vida asociado a ella, considera que el pistacho debe ubicarse en la cúspide de los frutos secos por su excelente aporte nutricional y beneficios asociados.

Así lo ha confirmado Ramón Estruch, director del estudio Prevención con Dieta Mediterránea (PREDIMED) y miembro del servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, para quien los frutos secos “son una parte fundamental de la dieta mediterránea que han de consumirse a diario” y los pistachos deben ser una de nuestras primeras elecciones, si no la prioridad.

12 motivos para comer pistachos

Y es que, comparado con otros frutos secos, el pistacho posee las siguientes características:

· El pistacho tiene una menor cantidad de grasa y contenido energético.

· Posee una alta proporción de fibra (tanto soluble como insoluble).

· Es rico en potasio, vitaminas E y K.

· Su alto contenido en fitosteroles y determinados carotenoides, como la luteína y zeaxantína, le convierten en un alimento básico para la salud ocular ya que previene lesiones fototóxicas y sobre todo sobre la degeneración macular relacionada con la edad.

· Previene enfermedades cardiovasculares y otras patologías crónicas.

· El consumo regular de pistachos reduce la presión arterial (al facilitar la síntesis de óxido nítrico, un potente vasodilatador).

· Facilita la función endotelial y reduce la rigidez arterial (nuevos factores de riesgo vascular).

· Mejora el perfil lípido (al reducir el colesterol total y sobre todo el colesterol perjudicial – LDL-colesterol).

· Reduce la incidencia de diabetes.

· También promueve el crecimiento de las bacterias saludables de la flora intestinal.

· Las personas que consumen estos frutos secos presenten una reducción de casi un 20 por ciento en la mortalidad total y una reducción cercana al 30 por ciento en el riesgo de sufrir complicaciones cardiovasculares mayores.

· Mejora la función cognitiva, la capacidad de aprendizaje, la memoria y el recuerdo, lo que conlleva una mayor concentración.