Deporte y Vida

OSCAR 2019

La valentía del hijo con autismo de Alfonso Cuarón en los Oscar

Alfonso Cuarón

Frazer Harrison

AFP

El menor, de 13 años, acompañó a su padre a recoger el Oscar, y ha sido objeto de burla en redes sociales por sus diferentes gestos, muecas y comportamiento.

¿Estamos preparados para normalizar las enfermedades? El último ejemplo llega directamente de la Gala de los Oscars, donde el hijo menor del ganador del Oscar Alfonso Cuarón ha sido objeto de burlas por su comportamiento en la alfombra roja.

Vaya por delante que es un menor, 13 años. Y está enfermo, tiene autismo. Y en las redes anoche fue objeto de burla sobre sus gestos, sus muecas, o su actitud. No estamos preparados para hablar de las enfermedades.

Dar voz a la enfermedad, una necesidad

En lugar de alabar la valentía y el coraje que le supuso acudir a los Oscar, acompañando a su padre en un momento feliz, se le critica por... ¿tener autismo? Los niños con autismo son recelosos de su espacio, de su entorno, y enfrentarse al ruido, a las luces, a los desconocidos... es un verdadero problema. Y sacó matrícula de honor.

Olmo Teodoro Cuarón fue ayer un valiente ante la intolerancia, y su familia dio ejemplo de comprensión, aceptación y visibilización de la enfermedad. ¿Se ha olvidado rápido el mensaje de la película 'Campeones'?

Si el mensaje a favor de la inclusión social sobre el Trastorno del Espectro Autista es real, se debería valorar como lo que es, un gran paso, que un niño con autismo acuda a un evento como este, donde el contacto social va a ser constante y va estar en tensión gran parte del tiempo.

Si se aplaude el caso de Kalin Bennett, pivot norteamericano que jugará en la Universidad de Ohio, se debería aplaudir también el gesto de Cuarón.

Síntomas del autismo

-deficiencias en la comunicación y en la interacción social

-patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades

-suelen mostrar falta de interés en el colegio por otros niños

-no suelen compartir intereses con los demás

-no realizan el llamado juego simbólico imitando la realidad

-no suelen hacer contacto visual y no miran la expresión de la cara del interlocutor cuando están juntos

-la 'sonrisa social' no la tienen

-las bromas, chistes, los dobles sentidos... no los entienden

-evitan el contacto físico o les gusta más bien poco

-suelen tener hipersensibilidad táctil, olfativa, gustativa, auditiva

-su umbral del dolor es mucho más alto

-en cuanto les gusta algo, suelen ser mucho más repetitivos

-no suelen compartir sus intereses

-suelen mostrar comportamientos extraños, incluso repetitivos

-hay veces que muestran movimientos constantes, como balanceos,

-algunos tienen un gran desarrollo intelectual

-se notan diferentes y no reconocen lo que les pasa