Deporte y Vida

SALUD BUCODENTAL

Cómo cuidar las imperfecciones de la boca con carillas

carillas

as.com

Según la OMS, alrededor del 30 % de la población mundial con edades comprendidas entre los 65 y los 74 años no tiene dientes naturales. Y cada vez más jóvenes buscan corregir imperfecciones a nivel estético.

 A la hora de buscar corregir la dentadura se pueden utilizar varios métodos, desde la ortodoncia, a largo plazo y que corrige mordida también, o las carillas, piezas de porcelana o composite para cada diente según sus características.

Para que nos explique qué son las carillas, cómo se utilizan, cómo nos afecta el frío o el calor, y cómo es la limpieza de una dentadura con carillas, preguntamos en Deporte y Vida a Patricia Bratos, co-fundadora y odontóloga de la clínica Ferrus Bratos nos da las claves de esta ayuda

¿Para qué se usan las carillas?

Las carillas sirven para corregir defectos en los dientes relacionados con la forma, el color, el tamaño o la posición. Se pueden colocar en tantos dientes como se desee. Sin embargo, suelen utilizarse solamente para los dientes anteriores.

Esto se debe a dos motivos. Por un lado, al tener las carillas una función estética fundamentalmente, se colocan en las piezas dentales que se ven cuando sonreímos. Por otro lado, se debe tener en cuenta que las carillas son unas finas láminas (de porcelana o composite) que se adhieren al diente. Esto hace que no estén preparadas para soportar las cargas que ejercen los dientes que intervienen más activamente en la masticación. por tanto, si tuviéramos que mejorar el aspecto de un diente posterior, utilizaríamos una corona, que es más resistente, en lugar de una carilla.

¿Para quién están más indicadas?

Las carillas dentales son mínimamente invasivas y no presentan contraindicaciones relevantes. Por tanto, son para cualquier persona que desee corregir imperfecciones en sus dientes. Lo que sí se debe tener en cuenta es que, en función del material con el que están fabricadas, existen dos tipos de carillas: porcelana y composite. Mientras que el composite se puede utilizar a cualquier edad, la porcelana está indicada en personas mayores de 18 años (una vez que se ha completado el crecimiento).

Esto se debe a que la porcelana es un material que ofrece mayor duración en el tiempo, es más resistente y tiene un mayor coste. Por tanto, en niños y adolescentes que aún se encuentran en fase de crecimiento, se busca una solución "temporal". Y, una vez que la persona cuente con todos los dientes definitivos en su boca, se puede recurrir a una solución "definitiva": retirando la carilla de composite y colocando una de porcelana.

¿Cómo es la limpieza de las piezas dentales?

La higiene de los dientes con carillas se lleva a cabo de la misma manera que se realiza la limpieza de las piezas dentales naturales. Es decir, es necesario cepillarse los dientes después de cada comida, usar un colutorio con flúor y utilizar un irrigador de agua a presión o seda dental (para retirar los restos de alimentos entre diente y diente).

En este punto, se debe destacar que el uso del irrigador es más recomendable que el del hilo dental, ya que es más sencillo y cómodo de utilizar (no es necesario seguir una técnica concreta sino que funciona expulsando agua a presión sobre los dientes).

Además de esto, se debe acudir al dentista e higienista al menos una vez al año para que dichos profesionales realicen una revisión, descarten posibles enfermedades y lleven a cabo una limpieza de boca profesional.

¿Qué consejos debemos tener en cuenta con el frío y cómo puede afectar a la boca?

En lo que respecta al frío relacionado con el clima, no es necesario tener un cuidado especial ni con nuestros dientes naturales ni con las carillas. Sin embargo, sí es muy recomendable tomar determinadas precauciones con los alimentos y bebidas muy fríos.

Por un lado, si mordemos alimentos muy fríos nos podemos fracturar los dientes. Por ejemplo, esto puede pasar si mordemos cubitos de hielo, polos o, incluso, tabletas de chocolate que tengamos en la nevera. Por otro lado, tomar alimentos o bebidas muy fríos puede causar una desagradable sensación de sensibilidad en los dientes.

¿Tomar comidas más calientes ahora puede afectar a la dentadura?

Los alimentos o las bebidas calientes no causan un daño especial a los dientes. Sin embargo, es conveniente tener cuidado con ingerir comidas a una temperatura elevada porque nos pueden causar heridas o quemaduras en la lengua o paladar.

Dicho todo lo anterior, las carillas no representan una contraindicación especial para el frío o el calor. Es más, al ser unas láminas que se adhieren al diente, pueden otorgarle a éste cierta protección frente a cambios de temperatura, ya que cubren parte de su superficie.

0 Comentarios

Normas Mostrar