Deporte y Vida

Saúl Craviotto: “Hay que disfrutar de la vida, no medirlo todo”

ASTV

ENTREVISTA

Saúl Craviotto: “Hay que disfrutar de la vida, no medirlo todo”

El campeón olímpico nos cuenta cómo cuida su alimentación antes de la Copa del Mundo y cómo piensa ya en Tokio, donde su sueño de tener una quinta medalla está más cerca.

Saúl Craviotto despierta pasiones allá por donde va. Ya sea ganando dos medallas de oro, de plata, de bronce, como conquistando la chaquetilla blanca de Master Chef. Imagen de numerosas firmas, quedamos con él mientras vemos cómo cocina con Capitán Maní un menú completo: desayuno, comida, merienda, cena…

“La verdad es que he descubierto en la crema de cacahuete un producto que se puede integrar muy bien en distintos alimentos, no solo dulce sino también salado, en salsas, para cocinar pollo o pescado, para galletas, para batidos… es muy versátil y además tiene un aporte nutricional muy bueno. Aporta calcio, yodo, magnesio, potasio… es un complemento más a mi dieta”, nos cuenta.

Este fin de semana te enfrentas a la Copa del Mundo, ¿cómo te encuentras?

Tengo la Copa del Mundo ahora, y la crema de cacahuete la verdad es que se ha integrado en mi dieta. Tienes muchos platos a los que añadir y da mucho sabor a la comida, me gusta mucho. Lo que hay que buscar es equilibrio. Un bote entero no es saludable, pero es un aporte nutricional positivo. Hay que buscar un equilibrio, ser conscientes de la alimentación.

Decía Edurne Pasabán que se nos está olvidando el chorizo, el jamón…

Eso no hay que olvidarlo nunca. Hay que disfrutar de la vida porque ahora hay un culto a la alimentación, a cuidarnos, a llevar todo al milímetro… Yo soy deportista y lo tengo todo medido, como variado, pero es importante disfrutar. Una fabada, un jamón, chorizo… hay que tener sentido común, todos los excesos son negativos.

¿Cuándo se acerca una competición cómo lo afrontas?

Cuando se acerca una competición importante bajamos un poco la grasa. No me gusta variar mucho la comida, como carne, pescado, pasta, pescado, fruta, verdura. Lo importante es una dieta variada. Las semanas anteriores intentas medir todo, pero no varío nada.

¿Te pones nervioso?

El día de la competición me suelo poner bastante nervioso antes de competir, se te cierra el estómago en el desayuno. Cuando nos vamos a competir por ahí, y en esos hoteles no tienes tu zumo, tus tortitas… esos cuatro días comes lo que hay… pero es lo que toca. Alguna vez sí me he llevado tortitas, cecina envasada al vacío para meter proteínas… pero tampoco puedo llevar una mochila llena de comida. Igual acabo metiendo botes de Capitán Maní en la piragua.

Saúl Craviotto cocinó con crema de cacahuete diferentes platos.

Hemos visto que nos has preparado un desayuno muy potente.

El desayuno es de los momentos del día en que mejor hay que alimentarse. Hago tortitas de avena con leche, zumo natural, añado crema de cacahuete a las tortitas para que le dé un punto más suave. Hace unos años lo tenía más olvidado, me levantaba, tomaba una tostada y punto; pero ahora la verdad es que me cuido mucho más. Si haces hincapié en el desayuno se nota en el rendimiento, la recuperación, la forma de entrenar.

Va a haber rivalidad con tu mujer en la cocina (es la creadora de The Fit Bowl).

A mí me da hado por la cocina, el programa Master Chef me ha despertado la pasión, pero la auténtica cocinera en casa es mi mujer con The Fit Bowl. Yo me he llevado la fama pero la que sabe cocinar de verdad y estudia nutrición es mi mujer. Me ayuda mucho, porque para un deportista uno de los pilares es fundamental es la alimentación.

¿Eres extremista con la comida?

El embutido en general me gusta mucho. Me tomo una cerveza, una sidra, una copita de vino… no pasa nada, no hay que obsesionarse. Evidentemente el alcohol es malo, pero dos cervezas cuando has salido con los amigos a ver un partido no pasa nada; la cabeza también es una parte muy importante en los deportistas. Evitar tomar algo casi es un bucle de obsesión.

¿Cómo son tus entrenamientos?

Entreno unas 6 horas al día de lunes a sábado. Hacemos ejercicios en el agua, correr, bici, gimnasio… No se me da bien la carrera, sufro mucho, peso 97 kilos y cuando corro soy como una locomotora. Aunque es necesario más como un ejercicio de complemento, pero no se me da muy buen. Seguro que no me veis correr una maratón.

Trabajamos mucho los brazos y las piernas, aunque no lo parezca. Entreno en pantano, en ríos, lagos… en aguas tranquilas.

Si algún niño quisiera imitarte, ¿qué le dirías?

Si alguien quisiera seguir mis pasos le diría que fuera con calma, que no aspire demasiado alto nada más empezar, hay que cumplir etapas. Yo empecé con 9 años, hay que gente que ha empezado con 12 ó 14. No hay una edad ideal, pero cuanto antes empieces más te puede ayudar para llegar a lo más alto.

¿Sueñas con algo más?

Cuando empecé mi sueño era ir a unos JJOO y he conseguido 4 medallas. Tengo la ilusión de ir a por la quinta medalla, pero voy paso a paso. Al final no hay que ponerse retos, voy paso a paso, y tengo una meta muy apasionante que es ir a Tokio. Está muy lejos, en la distancia y en el tiempo, vamos con paso firme porque creo que tenemos muchas opciones de estar arriba, estoy motivado, ilusionado, el físico me aguanta, estoy fuerte, el crono dice que aún estoy en tiempos de pelear, así que vamos por buen camino. Y las lesiones me van respetando.

¿Tomas suplementos?

Todos los deportistas necesitamos ayuda, yo tomo hierro, multi-vitaminas, proteínas… la suplementación es necesaria y lo noto en el rendimiento, en el cansancio, en las lesiones.

0 Comentarios

Normas Mostrar