Deporte y Vida

Utiliza la almohada para evitar problemas de espalda

SALUD

Utiliza la almohada para evitar problemas de espalda

Utiliza la almohada para evitar problemas de espalda

El 33 % de nuestra vida la pasamos durmiendo, por lo que la columna vertebral podría estar siendo seriamente perjudicada y estar creando una lumbalgia mientras descansamos por una mala postura.

Los problemas de espalda son más comunes de lo que nos pensamos, una dolencia que afecta a más de la mitad de la población y que el trabajo y la vida sedentaria no ayudan a recuperar una actividad más que necesaria.

Cuando hablamos de dolor de espalda suele asociarse en la mayoría de los casos a lesiones deportivas, estrés y a las malas posturas; incluso a cómo caminamos o nos sentamos delante del ordenador. Sorprendentemente, también cómo dormimos nos afecta.

Es lo que afirma el director de Quiropractic Valencia, Ata Pouramini, para quien nuestra manera de dormir podría no estar respetando el equilibrio del cuerpo. “Si tenemos en cuenta ese 33 % de nuestra vida que invertimos en el descanso nocturno, nuestra columna vertebral podría estarse viendo seriamente perjudicada”.

Cómo utilizar la almohada para evitar dolores de espalda

“Dormir boca abajo es la postura favorita para la mayoría de la gente, pero al girar la cabeza hacia un lado generamos mucho estrés sobre el cuello y los hombros”. Para evitarlo, el experto recomienda abrazar una almohada fina, mientras la cabeza descansa sobre el colchón, y colocar otra almohada muy fina debajo de estómago o la pelvis para recompensar y equilibrar la columna.

Si duermes boca abajo con una pierna doblada, “en este caso colocaremos una almohada fina debajo del pecho para aliviar la tensión cervical y otra bajo la cadera. Aunque las cambiemos de lado, continuarán ejerciendo su trabajo a modo de palancas sobre los nervios y articulaciones, lo que provocará la relajación de los músculos tensionados”, explica.

Si duermes boca abajo, con la cabeza hacia abajo, “es la típica postura de las camillas de los quiroprácticos, se trata de una postura muy cómoda y neutra para la columna, y, aunque no sea específica del sueño nos valdrá para relajar la espalda durante unos 15 minutos Digamos que es una postura para desbloquear la tensión de la columna antes de dormir”, relata Pouramini.

Para esta postura, “y lograr el mismo efecto que en las consultas y lograr respirar adecuadamente, deberás colocar una almohada gruesa sobre la frente, otra fina almohada bajo el pecho y una última mediana debajo de las caderas. Si se consigue el equilibrio buscado, puede ser muy útil para las personas mayores con estenosis de canal lumbar (el atrapamiento de los nervios y la médula espinal en la espalda), que tienen dolor y adormecimiento en las piernas”.

Si duermes boca arriba, “dormir boca arriba es lo mejor para evitar cualquier tipo de dolor de espalda o cuello. La almohada a elegir será fina y entrelazaremos las manos sobre el estómago. Muy poca gente tiene la suerte de descansar toda la noche.

Si te duele la espalda de manera crónica, deberás dormir boca arriba con almohadas de diferente grosor. “Será ideal para aquellos que sufren dolores de espalda crónicos. Debemos colocar una almohada gruesa bajo las rodillas, una segunda fina para soportar y arquear un poco las lumbares y otra para el soporte de la cabeza. Se puede experimentar y quitar la almohada para las lumbares o las rodillas hasta encontrar la mayor comodidad”, cuenta.

Si duermes boca arriba y en inclinación (ya sea por alergias, tos, problemas de respiración, embarazos), “esta postura está recomendada para una minoría de la gente con dolores de espalda por culpa de una espondelostesis (desplazamiento de una vértebra sobre otra) o una insuficiencia cardíaca. Dormir inclinado puede aliviar y mejorar el descanso”. Eso sí, no deberás amontonar almohadas detrás de la espalda sino invertir en una cama especial.

Si duermes de lado con una almohada fina, “otra postura muy común y muy sana para la columna, aunque es mucho mejor poner una fina almohada entre las piernas. Si puedes doblar ligeramente las rodillas, mejor aún”, cuenta Ata.

Otra de las posturas más comunes es en posición fetal, “puede aliviar los síntomas de una hernia discal. Ponte en la posición fetal doblando las rodillas con una almohada fina, de esta manera se abrirán las articulaciones por lo que disminuirá el estrés sobre los discos”, explica.

0 Comentarios

Mostrar