Deporte y Vida

Cómo cuidar la piel atópica y sensible en primavera

BIENESTAR

Cómo cuidar la piel atópica y sensible en primavera

Cómo cuidar la piel atópica y sensible en primavera

Piel sensible, reacción alérgica, piel atópica… analizamos las diferencias y cómo tratar de la manera más eficaz los picores y eczemas que aumentan en primavera.

No sólo las reacciones alérgicas a los alimentos están en aumento, sino también la piel sufre los estragos no sólo de una alimentación cuestionable, sino del estrés, de la hiper limpieza, de la contaminación, de productos inadecuados…

Preguntamos a los expertos de Laboratorios BABÉ sobre cómo la dermatitis atópica se ha duplicado en los últimos 20 años en adultos. La piel no tiene la capacidad de mantener la hidratación adecuada y eso es lo que provoca picores, eccemas y sus reacciones negativas. Sandra Piqueras Cámara, Responsable de Marketing, responde a nuestras preguntas para Deporte y Vida.

¿Cómo podemos saber si tenemos piel atópica y no confundirla con sensible o una reacción alérgica?

En estos tres casos en los que se dan alteraciones cutáneas, se evidencian síntomas muy parecidos que pueden confundir el origen real del problema. Es común que en todos ellos se den molestias en la piel como picor, enrojecimiento o inflamación.

La diferencia radica principalmente en que, en los casos de reacciones alérgicas los síntomas principales son picor, inflamación y sarpullido, y vienen determinados por la alergia a algún componente, por lo que las molestias desaparecen tras varios días y son puntuales.

En los casos de una piel sensible, se trata de pieles menos tolerantes a agentes externos (cambios de temperatura, cosméticos con alérgenos, estrés, alimentación desequilibrada…), su manto hidrolipídico está más desestructurado, por lo que reaccionan con mayor facilidad con síntomas como rojez y picor.

Y por último, en los casos de piel atópica, estamos ante una enfermedad inflamatoria de la piel de carácter crónico, que se manifiesta en forma de brotes dando lugar a la aparición de piel muy seca y sensible, junto con intenso picor y prurito. En este caso, la sequedad puede desencadenar en eczemas y descamación de la piel, pudiendo llegar a sufrir infección cutánea.

A la hora de buscar los productos para el cuidado y limpieza, ¿qué debemos mirar siempre?

Es importantísimo que sean productos dermocosméticos formulados para piel atópica, es decir, fórmulas muy emolientes y nutrientes, al mismo tiempo que respetuosas con la piel. Lo idóneo es que estén formuladas sin perfume, sin alcohol, sin aceites minerales, que estén testadas hipolaergénicamente y que también estén testadas en piel atópica. Los factores que más valoran los farmacéuticos y pediatras en este tipo de productos son su capacidad para nutrir, regenerar, calmar el picor y que ayuden a la acción antiinflamatoria y antibacteriana. De esta forma, conseguiremos reducir los brotes de atopía y su intensidad.

¿La primavera es una época difícil para las pieles atópicas?

Lo es porque la piel está más expuesta a agentes irritantes o alérgenos, pero el invierno es, quizá, el momento más álgido de brotes atópicos debido al frío y la sequedad que produce. Independientemente de la estación en la que nos encontremos, las pieles atópicas deben utilizar productos diarios para este tipo de piel durante todo el año, para así atenuar y espaciar los brotes.

0 Comentarios

Normas Mostrar