Deporte y Vida

Esta es la diferencia entre un “refeed” y un “cheat meal”

NUTRICIÓN

Esta es la diferencia entre un “refeed” y un “cheat meal”

Esta es la diferencia entre un “refeed” y un “cheat meal”

Un “cheat meal”, como hemos hablado en un artículo reciente, es una comida trampa, pero no tienen nada que ver con un “refeed” en lo referente al fitness.

El término "refeed" se usa libremente en la comunidad del fitness. Para algunas personas, es simplemente una excusa para atiborrarse de alimentos que rara vez se consumen, mientras que para otros sirve para un fin más estratégico (es más bien lo segundo, ya que lo primero sería un “cheat meal”. Si la única estrategia en tu refeed consiste en comer todo tipo de comida basura sin tener en cuenta los macronutrientes, esa no es la realidad. Te explicamos las diferencias.

Qué es un “refeed”

Aunque no hay una definición oficial de “refeed”, tiene un significado específico en los círculos nutricionales. Se puede definir como un período planificado de sobrealimentación a corto plazo, generalmente enfocado en macronutrientes particulares, que supera la ingesta calórica actual, a menudo incorporada durante una fase de pérdida de grasa, sobre todo enfocada en un mayor consumo de hidratos de carbono.

Qué es un “cheat meal”

Por otro lado, un “cheat meal” puede definirse vagamente como un día en el que no se rastrea ningún alimento y se consumen productos fuera de la rutina normal. Se supone y se espera un excedente calórico, independientemente de si una persona está tratando de perder o subir de peso. Dependiendo de los antojos de la persona, estos días podrían incluir hamburguesas épicas de tamaño gigante, pilas de galletas, comida rápida, helados…lo que quieras, y la cantidad que puedas soportar. El enfoque tiende a estar en la cantidad en lugar de la calidad.

La ciencia detrás de los “refeeds” y los “cheat meals”

La base científica para un día refeed está en el poder de aumentar la leptina a partir de un impulso a corto plazo en la ingesta calórica. La leptina, una hormona que regula la saciedad y la ingesta de energía, disminuye cuando los niveles de grasa corporal bajan y la ingesta de carbohidratos se reduce. Como resultado, aumentan los niveles de hambre y se reduce la saciedad. Idealmente, el objetivo de un día refeed debe ser promover un aumento en los niveles de leptina para ayudar a una mejor adherencia a una dieta específica.

Por el contrario, un “cheat meal” puede proporcionar un descanso mental del seguimiento riguroso y el escrutinio frecuente de los macronutrientes, sobre todo cuando estamos en una dieta estricta. Esta pausa promueve varios cambios positivos, como un aumento en la dopamina, un químico en el cerebro asociado con el centro de recompensa y placer de nuestro cerebro. Esto puede ayudar a promover la adherencia en el futuro.

Eso sí, debido a las adaptaciones que ocurren en el cuerpo durante una fase prolongada de pérdida de grasa demasiado larga, los “cheat meal” que son demasiado frecuentes o demasiado extremos pueden obstaculizar seriamente el progreso, si es que no te empujan hacia atrás en vez de hacia adelante en tus objetivos.

Cuando te encuentras en un déficit prolongado, tus reservas de glucógeno muscular suelen estar cerca de estar vacías. Un día “refeed” adecuadamente construido ayudará a reponer, en lugar de reforzar las reservas de grasa. Sin embargo, un día trampa que contenga una gran cantidad de alimentos altos en grasa promoverá principalmente el aumento de grasa en lugar de rellenar sus reservas de carbohidratos, como asegura este estudio. Además, se ha demostrado que una comida rica en grasas promueve un descenso en los niveles de leptina durante hasta 24 horas, con lo que hay que tener especial cuidado.

0 Comentarios

Normas Mostrar