Deporte y Vida

CIENCIA

Crean nanorobots para combatir el cáncer

El objetivo es que los nanorobots sean capaces de cortar el riego sanguíneo que llega a las células cancerígenas y éstas acaben muriendo al no tener vida. En los estudios está funcionando y el cuerpo es capaz de eliminarlas solo.

Crean nanorobots para combatir el cáncer

Cualquier avance en la ciencia merece la pena ser reseñado especialmente cuando se trata del cáncer, la enfermedad que va afectando cada vez a más personas desde edades más tempranas. Hoy hablamos de los nanorobots para frenar el cáncer que ha desarrollado la Academia China de Ciencias y la Universidad del Estado de Arizona.

La búsqueda de las células más pequeñas dentro del organismo que sean cancerígenas es el foco de esta investigación. Encontrar esas células y destruirlas sin dañar el organismo ni las células normales está siendo la batalla más dura en la ciencia. Por eso este avance es tan importante.

La investigación

Los investigadores plantearon un objetivo para atacar al cáncer: bloquear el aporte de nutrientes y “matar de hambre” al tumor. El método era induciendo la coagulación de la sangre en los vasos sanguíneos del tumor mediante nanopartículas basadas en ADN que llevaran agentes coagulantes a esa zona.

Si la sangre, encargada entre otras funciones de transportar nutrientes y oxígeno a las células, no puede acceder al tumor, éste no recibe refuerzos para llevar a cabo su metabolismo.

Una operación milimétrica

Para encontrar las células más pequeñas los investigadores necesitaban una herramienta que fuera capaz de reconocer los vasos sanguíneos que nutren al tumor y diferenciar sus células de las células normales. Y que estas nanopartículas fueran capaces de liberar un agente coagulante. Los nanorobots basados en ADN que han desarrollado los investigadores reúnen ambas condiciones.

La creación de estas formas nanoscópicas es denominada origami de ADN por los investigadores.

Cómo funciona

Los investigadores inyectan nanorobots de ADN cargados con trombina en el torrente sanguíneo (de momento en animales) para tratar el cáncer; al llegar los vasos sanguíneos que nutren al tumor, los nanorobots detectan la presencia de la nucleolina gracias a los aptámeros de ADN y se activan; la trombina inicia un proceso de coagulación que termina bloqueando el flujo de sangre hacia el tumor. Y, éste muere.

El tratamiento con nanorobots no mostró signos de toxicidad en los animales tratados. Tras 24 horas de la inyección, la concentración de nanorobots en el organismo había disminuido, lo que significaba que las nanopartículas podían ser eliminadas por el organismo de forma natural.