Deporte y Vida

La vuelta al trabajo afecta también al tránsito intestinal

VACACIONES

La vuelta al trabajo afecta también al tránsito intestinal

La vuelta al trabajo afecta también al tránsito intestinal

Tras las abundantes comidas de estos días de vacaciones y Navidad para muchos, volver al trabajo supone también un estrés añadido que afecta a nuestro estómago.

Parece que los días de vacaciones empiezan poco a poco terminarse. Y junto con los días de vacaciones, las abundantes comidas, más grasas, más cuantiosas, más abundantes… Lo que parecía una relajación volver a la rutina puede ser otro punto de conflicto, ya que el estrés laboral también afecta a nuestro tránsito intestinal.

El estrés es uno de los trastornos psicológicos más frecuentes y sufridos del siglo XXI. Además, está fuertemente asociado a diferentes trastornos gastrointestinales, entre ellos, diarreas, estreñimiento o constipación.

Según indica Gemma Martinez, nutricionista de Fuca, “el estrés sufrido en el puesto de trabajo, uno de los más comunes a esta época del año, va unido a una serie de malos hábitos alimenticios. Los trabajadores que padecen estrés realizan comidas a deshoras y de forma poco equilibrada, consumiendo mayor cantidad de comida rápida, rica en grasas saturadas, y menos porciones de frutas y verduras. Además, el estrés laboral se asocia también a menos actividad física y a una reducción de la ingesta de agua. Todo esto repercute gravemente en el equilibrio de la flora intestinal, favoreciendo el estreñimiento”.

Cuando sufrimos estrés se alteran los movimientos peristálticos del intestino como consecuencia de una reducción del aporte sanguíneo al tracto intestinal. Así, los movimientos del intestino grueso se enlentecen y causan el conocido estreñimiento. Estos trastornos digestivos no deben considerarse normales y es de vital importancia controlarlos para evitar que el problema se intensifique.

Claves para evitar el estreñimiento por estrés

Malos hábitos como no desayunar, tener horarios irregulares de comida o ingerir alimentos irritantes pueden provocar alteraciones en la regularidad digestiva que ocasionan el estreñimiento y malestar. Para ello, Gemma Martinez nos ofrece diferentes consejos para mejorar nuestro tránsito intestinal y evitar así el estreñimiento ocasionado por el estrés:

-realizar ejercicio físico: el deporte ayuda al intestino a mantenerse sano y fuerte. Es recomendable caminar por lo menos treinta minutos al día.

-descansar bien: dormir un mínimo de 7-8 horas diarias.

-intentar comer variado: intentar tener una alimentación equilibrada y con unos horarios estables es fundamental. Consumir además alimentos ricos en fibra como frutas, verduras y cereales y evitar comer frecuentemente alimentos procesados, congelados u otros con bajo contenido en fibra como la pizza o el queso. La fibra ayuda a mejorar el tránsito intestinal haciendo que vayamos más a menudo al baño.

-hidratarse bien: es recomendable beber dos litros de agua diarios, repartidos durante todo el día.

0 Comentarios

Mostrar