Deporte y Vida

Los trucos de Arnold para conseguir unos brazos enormes

FITNESS

Los trucos de Arnold para conseguir unos brazos enormes

Los trucos y consejos de Arnold para conseguir unos brazos enormes

ejerciciosencasa.es

Hay pocos grupos musculares que destacasen en el físico de Arnold Schwarzenegger, ya que tenía un físico descomunal en todas sus líneas. Esto hacía para los brazos.

La realidad es que Arnold Schwarzenegger golpeó cada grupo muscular con una intensidad sin igual, y por ello se le considera como el mejor culturista de la historia. Sin embargo, sus tremendos brazos eran un caso aparte, aunque cuidase al máximo todo su físico. Cuando se trataba de construir sus bíceps y tríceps, usó su cerebro e instinto tanto como su fuerza. Aconseja a todos los que aspiran a un desarrollo similar a hacer lo mismo. Los siguientes son algunos de los principales principios que aplicó para armar el entrenamiento.

Así entrenaba Arnold los brazos

Para lograr equilibrio, proporción, tamaño y forma en los brazos, es necesario trabajar todos los músculos del brazo con la misma intensidad. Dividir los músculos individuales de los brazos en categorías separadas. Aquí es donde la planificación de la rutina de entrenamiento del brazo es de suma importancia.

Aunque Arnold abogó por entrenar bíceps, tríceps y antebrazos con la misma intensidad, también le gusta llamar la atención sobre el hecho de que los tríceps son el grupo muscular más grande y complejo de la parte superior del brazo. Los bíceps tienen dos cabezas, mientras que los tríceps tienen tres. Por ello, Arnold sugería ver el bíceps como un tercio del brazo y el tríceps como los dos tercios más importantes a desarrollar: “es posible ocultar tus bíceps en algunas poses, es casi imposible ocultar tus tríceps”, decía.

Concentrarse en cada repetición de cada serie fue algo que Arnold hizo religiosamente. A menudo se dice que una vez Arnold comenzaba a enfocarse en una serie, absolutamente nada podía distraerlo. "En mi mente vi mis bíceps como si fuesen montañas, enormemente grandes, y me imaginé a mí mismo levantando enormes cantidades de peso con estas masas sobrehumanas de músculo".

Abogó por la integración de "métodos de intensidad", tales como:

Repeticiones forzadas: las repeticiones forzadas se emplean para que un compañero de entrenamiento te asista con una repetición final que de otro modo sería imposible de lograr por tu cuenta. Este método para sacudir los músculos se debe usar con moderación.

Repeticiones parciales: Excepto en el caso del trabajo de tríceps acostado, las repeticiones parciales pueden completarse sin la ayuda de un compañero. Para realizar repeticiones parciales, continúa con las repeticiones de rango decreciente cuando comience la fatiga muscular. Por ejemplo, al completar un ejercicio de curl con barra, sigue con un parcial (medio o cuarto de repetición) hasta que no puedas mover la barra ni siquiera un centímetro.

Repeticiones negativas: esta técnica de choque muscular puede incorporarse de dos maneras. La mitad negativa o baja de la repetición se puede enfatizar en el curso normal del entrenamiento, en lugar de solo establecer la contracción o la elevación. En el segundo método, un compañero puede ayudarte a forzar una última repetición.

Para aislar completamente el bíceps, Arnold aconsejaba a los recién llegados que realizaran este movimiento con la espalda contra la pared. Cuando hacía curls estrictos, creía que los bíceps, y solo los bíceps, debían realizar todo el trabajo. De hecho, es normal ver a gente nueva que se apunta al gimnasio girando demasiado los codos o curvando demasiado la espalda.

"Cuando haces un curl debes llevar tu mano directamente hacia tu hombro. Si cambias esa línea un centímetro al interior o al exterior, estás quitando el estrés del bíceps y no obtendrás los mismos resultados", decía el siete veces campeón de Mr. Olympia.

0 Comentarios

Mostrar