Deporte y Vida

La dieta que hizo Hugh Jackman para interpretar a Lobezno

NUTRICIÓN

La dieta que hizo Hugh Jackman para interpretar a Lobezno

¿Qué hizo de Hugh Jackman el Lobezno más definido y musculoso?

El actor Hugh Jackman interpretó varias veces el papel de Lobezno en las películas de X-Men, y se le veía tan rajado y musculoso que hemos investigado cómo lo hizo.

La realidad es que el actor Hugh Jackman casi siempre ha estado en forma. Se le ve que disfruta entrenando y alimentándose correctamente, pero en alguna ocasión ha estado tan rajado y musculoso que nos hemos preguntado cómo lo ha hecho, en lo referente a alimentación y entrenamiento.

Para representar a Lobezno llegó a un estado fantástico, casi de competición de culturismo. Para el papel que rodó en 2013, decía que consumía unas 4.000 calorías al día, llegando incluso a 5.000. ¿Sorprendente, verdad? Si una persona consume esa cantidad de calorías, lo lógico, según el metabolismo de cada uno, es que engorde o añada mucha grasa a su cuerpo.

Entonces, ¿Dónde está el secreto? Pues en el ayuno intermitente. El actor explicó en algunas entrevistas que lo que le permitió llegar a ese tremendo estado físico es un ayuno tipo 16/8, cuya forma de llevarlo a cabo ya hemos explicado alguna vez en Deporte y Vida. Es decir, pasaba 16 horas sin comer y se alimentaba únicamente en una ventana de 8 horas, en las que era capaz de ingerir una gran cantidad de calorías.

Sin embargo, Jackman se muestra algo apesadumbrado cuando le preguntan por la comida, que él califica como “algo sosa”, y que se basaba esencialmente en pechuga de pollo al vapor y sin sal, espinacas, y moderada en carbohidratos y grasas.

En lo referente al entrenamiento, podía ejercitarse hasta tres horas varios días a la semana junto a su entrenador personal, en el que realizaba todo tipo de rutinas de musculación, ejercicio cardiovascular estándar y HIIT (entrenamiento interválico de alta intensidad).

Ayuno intermitente 16/8

Existen distintos tipos de ayuno intermitente, aunque el más popular es el 16/8, que consiste en realizar el ayuno durante 16 horas para comer todos nuestros requerimientos en 8. Es decir, si la última comida la realizamos a las 21:00 horas del día anterior, no podríamos comer de nuevo hasta las 13:00 horas. También existen otros protocolos, como el de ayunar las 24 horas del día (muy complicado, a nuestro parecer), o el ayuno 5:2, donde ingerimos la mayoría de las calorías que necesitamos durante cinco días, y los otros dos las rebajamos drásticamente hasta 600 u 800.

El ayuno no perjudica a los músculos

Una idea muy arraigada es que si ayunamos llegaremos al catastrófico catabolismo muscular, que como bien explica el nutricionista Víctor Reyes en un artículo para PowerExplosive, “muchos deben pensar que esto del ayuno supone una especie de suicidio muscular”, a lo que añade que “según un estudio no existe degradación muscular severa hasta al menos pasadas 12-16 horas de ayuno”. Así que no, no pensemos que el ayuno se va a llevar por delante toda nuestra masa muscular. Puede que pasen hasta 24 horas para que nuestra masa muscular se vea realmente en peligro, eso sí, no se recomienda sobrepasar ese límite para ver los beneficios.

0 Comentarios

Mostrar