GIRO DE ITALIA

Las conclusiones del Giro de Italia en la primera semana

El liderato de Juanpe López, la decepción de Simon Yates, la resistencia de Almeida, el poderío del Ineos... Las claves a analizar en la primera semana de carrera.

Pescara
0
Las conclusiones del Giro de Italia en la primera semana
PEPE ANDRES Diario AS

Con el primer bloque del Giro de Italia completo, una vez superadas nueve etapas, es momento de analizar las claves de lo que ha dado de sí hasta el momento. Más de una certeza se ha confirmado, pero otras sorpresas se han confirmado. A continuación, lo repasamos:

Carapaz no es tan dominante

El ecuatoriano sigue disponiendo del cartel de gran favorito, pero en el primer mano a mano de la carrera contra los 'gallos' su superioridad no se vio reflejada ante rivales como Romain Bardet y Mikel Landa, este último, habiendo sufrido una caída previa al Blockhaus en el descenso del Passo Lanciano. Seguro que va a más, pero de momento, no asusta.

Almeida sigue sufriendo en alta montaña... pero resiste

Joao Almeida firma autógrafos a los aficionados en la salida de Isernia.

A pesar de su notable mejoría en las últimas temporadas, el portugués sigue sufriendo en la alta montaña respecto a los escaladores más puros. No obstante, su coraje y fortaleza mental, como señaló antes de las primeras etapas, están a altísimo nivel. Eso le valió para salvar los muebles en el Blockhaus, quizás una de las ascensiones que peor se adaptan a sus características. Si le siguen dejando con vida, en la crono de Verona puede acabar a lo grande...

Sólo la mala suerte puede frenar a Landa

Si no está en el mejor momento de su carrera a estas alturas de Giro, poco le falta. El alavés ha logrado esquivar la mala fortuna en la primera semana de carrera, esa que tantas veces le ha privado del éxito y de continuar con las sensaciones exhibidas en el Blockhaus (4º en meta con caída incluida) es candidato a todo. Siempre va a más en la última semana de grandes vueltas y si consigue abrir hueco suficiente con Almeida antes de la última crono, el podio es más que posible.

Ineos, muy por encima del resto

En lo colectivo, el conjunto británico ha demostrado no tener rival en este primer bloque de Giro. Han contolado la carrera a su antojo cómo y cuándo han querido. En alta montaña, como demostraron en el Blockhaus con Sivakov, Narváez y Porte, su superioridad es manifiesta. Ningún equipo dispone de tal potencial en altas cumbres y puede ser un factor diferencial en favor de Carapaz.

Valverde y Pello, entre dos aguas

Alejandro Valverde se dirige a la zona de salida en la localidad de Isernia.

El murciano y el vasco han demostrado su fiabilidad en todo tipo de terrenos, pero no están para luchar por la general (al menos, de momento), ni tampoco parece que vayan a renunciar al top-10 para ir en busca de etapas, una opción que sería cuanto menos interesante para ambos. Sosa todavía no da el nivel para apoyar a Valverde en alta montaña, mientras que Pello sí puede ser crucial para Landa.

Juanpe, candidatura futura

Juanpe López ya avisó de su potencial en la pasada Vuelta, donde finalizó 13º en la general, pero su crecimiento en este Giro está siendo sensacional. Ya es capaz de verse con los mejores en grandes vueltas y todavía es joven (24 años) para conseguir ese puntito de rendimiento que le falta para medirse en el tú a tú con los grandes en alta montaña. Es fiable, sufridor y sabe leer la carrera. Su techo, aún por descubrir.

Simon Yates no despega

La irregularidad de Simon Yates empieza a ser un fenómeno paranormal. Un corredor capaz de dejar por los suelos a los más grandes de este deporte en la actualidad y al día siguiente perder auténticas minutadas. Tiene coartada esta vez, ya que su pérdida en Blockhaus es consecuencia de los dolores de rodilla que arrastra por su caída en la etapa del Etna. Pero, como él mismo reconoció en declaraciones a su equipo al término de la novena etapa, la articulación no fue su único problema: "Sufrí también con el calor". Si se recupera, los triunfos parciales serán, una vez más, su mejor opción.