GIRO DE ITALIA

"El Giro debe continuar"

Crecen las dudas sobre la seguridad sanitaria de la carrera, corredores como De Gendt alzan la voz y la organización sólo tiene un objetivo, llegar a Milán.

"El Giro debe continuar"
LUCA BETTINI AFP

EI Giro disputó ayer su 13ª etapa, pero desde el pasado lunes, jornada de descanso en la que los controles al pelotón arrojaron ocho positivos en Covid, la carrera continua entre dudas. Los casos de Simon Yates, Kruijswijk, Matthews, el abandono de Mitchelton y Jumbo, los miembros del personal afectados de varios equipos, o las noticias sobre la infección en una prueba paralela de e-bikes de 17 policías, han hecho que cada vez haya más voces en el pelotón que pongan en duda si la ronda llegará a Milán.

El Education First ya planteó la opción de que la carrera terminara el próximo domingo 18, con respuesta negativa desde la organización. Y el belga Thomas de Gendt, del Lotto Soudal, se sinceró en Sporza: "El Giro va en mala dirección. Los ciclistas estamos debatiendo si deberíamos seguir. Hay unos que se retirarían y otros que no". E incluso sembró la duda sobre la versión oficial: "¿Que los policías infectados acompañaban la prueba de e-bike? Sí, sí... eso es lo que dicen. Nos ocultan cosas. Yo escucho a ciclistas toser y, aunque puede ser un resfriado, yo no estoy tranquilo. Si esperamos a que la decisión la tome el equipo, la organización o las instituciones, esta puede llegar demasiado tarde. Hay mucho dinero en juego". "Creía que el Giro sería más seguro que el Tour, pero en Francia nunca me sentí inseguro", añadió.

Afirmaciones que provocaron la respuesta del director de la carrera, Mauro Vegni, que elevó el tono: "Llamé al gerente de su equipo y le dije que De Gendt debe tener mucho cuidado con lo que dice. Plantear que la organización oculta cosas es algo muy serio. Está en juego la salud internacional". Y defendió el papel que están llevando a cabo: "Somos muy cuidadosos, los deportistas deberían ayudar a mantener la calma. Sabíamos que nos atacaría el virus".

La queja de De Gendt no ha sido la única, ya hubo incluso antes de que se desvelara que el virus había llegado al pelotón. La organización aseguró que ya se estaban haciendo más pruebas y en el próximo día de descanso, el lunes 19, se realizarán test a toda la caravana, que dictarán qué opciones hay de llegar a Milán y con qué ánimo. Para Vegni, "el Giro debe continuar". Una suspensión supondría un golpe económico a la organización, moral al país e incluso deportivo para, por ejemplo, los equipos invitados, cuya razón de ser es lucir en la cita. De momento, el Giro no para, pero a nadie le sorprendería ya si lo hiciera.