CICLISMO | MUNDIAL

Selección para soñar

Valverde, Landa y Enric Mas, las principales bazas de España en el duro circuito que decide el Mundial de 2020 en Imola (9:40 TDP y Eurosport).

Selección para soñar
RFEC

Una semana después de que el pelotón del Tour llegara a los Campos Elíseos, muchos de los que allí entraron como grandes protagonistas de la Grande Boucle aspiran hoy a vestirse de arcoíris en la prueba de fondo de los Mundiales de Imola (Italia), la sede que convenció a la UCI para ser la salvación de esta edición marcada por el coronavirus. Esa cercanía con la grande francesa hace que muchos focos se dirijan a quizá los dos grandes nombres de la carrera: su joven vencedor, el esloveno de 22 años recién cumplidos Tadej Pogacar; y el del belga Wout van Aert, el versátil ciclista del Jumbo que aspira a un doblete, tras su plata en la crono, que no se ve desde hace 25 años en la exhibición de Olano e Indurain en Duitama.

Una edición en la que, a diferencia de otros años, no parece que los españoles estén entre los grandes aspirantes, a pesar de que el duro circuito de 258 kilómetros y 5.000 metros de desnivel también benefician al grupo formado por el seleccionador Pascual Momparler, nutrido únicamente por ciclistas presentes en Francia. “Quizá esté demasiado cerca de un Tour tan duro, pero el trazado no nos viene mal y estamos con ilusión y motivados”, confirma a AS un Alejandro Valverde que sólo por su palmarés (siete medallas mundiales, oro en 2018), es la referencia, y, que infundirá respeto si en los momentos claves aparece por los puestos de cabeza.

Pero quizá, más que nunca en los últimos años, el eterno líder del Movistar no es la única baza, y más teniendo en el equipo dos ciclistas de la talla de Mikel Landa y Enric Mas, que llegan de ser cuarto y quinto del Tour, además de Soler, Luis León, Herrada, De la Cruz y Bilbao, todos con triunfos de prestigio en su historial. “Valverde es el que más experiencia tiene en este tipo de carreras, pero podemos jugar diferentes cartas”, analiza para AS Enric Mas, quien terminó el Tour en una gran forma. Para Landa, curiosamente, es su primer Mundial en categoría élite, pero nadie le ve como un novato. Intentará aprovechar “el ritmo del Tour”, aunque reconozca que en esta corta transición de París a Imola haga “más difícil prepararse mentalmente”.

Todos coinciden en destacar el durísimo, con las explosivas subidas a Mazzolano (2,8 km al 5,9% con rampas al 13%) y Gallisterna (2,7 al 6,4% y picos del 14%) como puntos clave en cada uno de los nueve giros al circuito. El otro factor a tener en cuenta vendrá del cielo si se confirma la aparición de la lluvia para aumentar la exigencia de un trazado estrecho y ratonero.

En ese escenario los españoles deberán medirse a rivales tan mediáticos como la pareja eslovena Pogacar-Roglic, la Bélgica de un Van Aert que para Valverde “es más favorito incluso que el ganador del Tour”, la local Italia con figuras como Ulissi y Nibali (dos que no han hecho el Tour), Alaphilippe al frente de Francia, la potente Colombia, la baza ecuatoriana de Carapaz o incluso excampeones como el polaco Kwiatkowski, o nuevas figuras como el suizo Hirschi. Aunque tras siete horas de carrera se verá quién está delante y cómo, porque como avisa Valverde, “si algo tiene esta Mundial es que hay que estar atento siempre y no relajarse ni un segundo, quien piense que podrá guardar algo para el final, se equivocará”.