MUNDIAL DE CICLISMO

Dormir a 2.800 metros y sin wifi, el secreto de Ganna, el campeón del mundo de contrarreloj

El corredor italiano del Ineos reconoce que el aislamiento de las redes sociales unido a las duras condiciones de los entrenamientos han sido la clave del éxito. Ahora mira al Giro.

Dormir a 2.800 metros y sin wifi, el secreto de Ganna, el campeón del mundo de contrarreloj
JENNIFER LORENZINI REUTERS

Filippo Ganna está todavía en una nube. Por razón doble. Cuenta con 24 años y acaba de conseguir su primer maillot arco iris tras ganar el Mundial en ruta en la prueba contrarreloj, primer triunfo también para un ciclista italiano en esta prueba. ¿Sus métodos? Aparentemente sencillos: Dormir a 2.800 metros de altitud y vivir sin wifi durante la concentración. Así preparó el ciclista del Ineos el Mundial de Ciclismo y así se proclamó campeón del mundo.

"Puse el mundo patas arriba durmiendo a 2800 metros sin wifi", así ha explicado Ganna en La Gazzetta dello Sport el origen del éxito en el Mundial. Oxigenando a tope su sangre, durmiendo en altitud y generando su propio cuerpo glóbulos rojos que le llevaran al éxito. Las dificultades de entrenarse y dormir en altura y las dificultades casi tanto o más notables de aislarse del mundo.

Ganna se aisló del mundo tras participar en el Tirreno-Adriatico en Macugnaga, en el refugio Oberto-Maroli. Así lo explica el italiano: "Quizás se encuentre en el período de gran altitud que pasé después del Tirreno-Adriatico en Macugnaga, en el refugio Oberto-Maroli. Dormí a 2800 metros y luego me fui a entrenar mucho más bajo. Una novedad que con mi entrenador Dario Cioni presentamos este año. Fue muy importante estar allí. Por el físico y porque ... ¡no había wifi! Me conecté básicamente solo después de las comidas, así que no revisé las redes sociales. No leí ningún comentario que me consideraran el favorito y cosas parecidas. Llovió cinco días a la semana y a más de 2.000 metros a veces hacía cuatro grados. Unas condiciones duras, pero había una Copa del Mundo para intentar ganar".

Así forjó su oro de Imola y también sus aspiraciones para el próximo Giro de Italia. Ahora su gran meta es imponerse en una semana en la primera contrarrejoj de la gran ronda y vestirse de rosa portando el maillot arco iris.