LA RUTA DEL TOUR

Perico se convierte en contrarrelojista

Delgado conquistó dos etapas en Villard de Lans. La segunda victoria llegaría de una forma inusual para el segoviano, ganando una crono.

El ciclista español Pedro 'Perico' Delgado rueda durante una contrarreloj en el Tour de Francia de 1988.
NUTAN Gamma-Rapho via Getty Images

De las cuatro etapas que ganó Pedro Delgado en el Tour, la mitad fueron en el mismo sitio: Villard de Lans.

El primer triunfo se produjo en 1987, en un recorrido precedido por los puertos de Tourniol (1ª), La Bataille (2ª), Lachau (2ª) y Chalimont (1ª). Al pie de este último, el líder, Jean François Bernard, perdía dos minutos, después de un ataque del System U de Mottet en el avituallamiento. En la subida, sólo Stephen Roche logró responder a la aceleración de Perico. El segoviano tanteó a su rival varias veces, pero Roche se había pegado como una lapa. Ambos coronaron con medio minuto sobre sus perseguidores, liderados por Marino Lejarreta y Anselmo Fuerte. En la meta se repartieron los honores: la etapa para el español y el amarillo para el irlandés. Delgado conquistaba así su tercera victoria en el Tour, tras Luz Ardiden 1985 y Pau 1986. Tres años seguidos con triunfos… Iba a llegar un cuarto.

Al año siguiente dio en esa misma meta su mejor golpe para ganar el Tour 1988. El día anterior se había enfundado el amarillo en el Alpe d'Huez, pero sólo estaba en el ecuador y necesitaba meter más tiempo a los rivales. Delgado temía especialmente a dos colombianos: Fabio Parra y Lucho Herrera. La cronoescalada de 38 kilómetros entre Grenoble y Villard de Lans iba a ser una buena oportunidad.

La mañana de aquel 15 de julio, Delgado había supervisado el recorrido en un coche del Reynolds. Delante rodaba uno de sus gregarios, Herminio Díaz Zabala, que le informaba de los desarrollos adecuados. Pedro montó una rueda lenticular trasera, el único que se atrevió junto a Mottet, que perdió diez minutos. Se temía que perjudicara por el viento. Pero no fue así. La crono presentaba un primer tramo llano de ocho kilómetros, luego subía el Engins, de segunda, y volvía a llanear hasta afrontar la subida de tercera a Villard de Lans. El segoviano se destacó en todos los pasos intermedios para ganar con 44 segundos sobre Bernard, 1:09 sobre Rooks, 2:08 sobre Breukink… Parra y Lucho se alejaron a 3:23 y 3:56.

Delgado logró así el primer triunfo de su vida profesional en una contrarreloj. Y debió cogerle el gusto, porque al año siguiente dominó dos en la Vuelta a España: Valdezcaray y Medina del Campo. Perico, contrarrelojista.