TOUR DE FRANCIA | ETAPA 4

"Estoy contento por verme arriba en este final tras la caída"

Mikel Landa se mostró satisfecho por su rendimiento en el primer final en alto del Tour. El vasco dijo que "cada vez" respira mejor tras su caída.

"Estoy contento por verme arriba en este final tras la caída"
JESUS RUBIO DIARIO AS

Mikel Landa acabó “contento” con su novena plaza en Orcières-Merlette, con el mismo tiempo que el resto de los favoritos, aunque Primoz Roglic le arañó diez segundos con la bonificación del triunfo: “Para la primera llegada en alto siempre existen algunas dudas, nervios y ganas. Se ascendió a un ritmo muy elevado, realmente el Jumbo no dio margen para hacer mucho. En mi caso, me encuentro satisfecho por terminar arriba en un final explosivo, y después de la caída del primer día”.

¿Y cómo marcha la recuperación de las costillas dañadas? “Voy muchísimo mejor. Tras el susto inicial cada vez respiro mejor y me molestan menos”. Este jueves toca otra meta de montaña, Mont Aigoual (8,3 kilómetros al 4%): “En dos días se afronta otra subida, quizá sea más dura, y pienso que estaré preparado”.

En cuanto a sus rivales, Landa vio “superiores en Orciéres a Roglic y Pogacar por tratarse de una rampa explosiva, pero de momento no aparecen fisuras en Bernal”: “Defiende título y le noto bien, los puertos que mejor se adaptan a sus características son los de la última semana. No es tan rematador como Roglic o Pogacar. Está ahí y no está mal. Su equipo lleva desde 2012 con un dominio claro sobre la carrera, y seguramente no pretenden mostrar sus cartas ahora”.

Al vasco le preocupa más recuperar a Wout Poels para la causa. El neerlandés, con una costilla fisurada y un hematoma en el pulmón, volvió a entrar en la grupeta, a 20:13 de Roglic: “Deseo que avance en su rehabilitación poco a poco, ya que en la tercera semana debería convertirse en el escudero decisivo para las jornadas de los Alpes”. Poels habló para De Telegraaf, y no se expresó en términos precisamente optimistas: “Me duele mucho, las costillas pinchan en el pulmón y no respiro de la mejor manera. Ojalá vaya a mejor, porque a peor no creo que sea posible ya. Mikel se merece que le arropemos en las etapas clave, se siente muy fuerte y con la confianza de lograr algo grande”.