CICLISMO

Froome se enfada con Ineos por los comentarios de Bernal

El colombiano afirmó recientemente que no trabajaría para Froome o Thomas en el próximo Tour. Sus palabras no gustaron al británico.

Froome se enfada con Ineos por los comentarios de Bernal
Getty Images

Las piezas están sobre el tablero, la batalla ha comenzado. El ambiente de los últimos días en la vida de Chris Froome no parece ser el más adecuado para un corredor que aspira a un hito al alcance de pocos privilegiados: ganar su quinto Tour de Francia. Para una empresa de tal envergadura hay que estar muy centrado y en todo lo que te rodea debe reinar la armonía, todo lo contrario que le sucede al británico con una posible salida de Ineos (quizás rumbo a Movistar) y lo que es peor, enfados con su propio equipo por cuestiones de liderazgo.

Hace dos semanas, Egan Bernal lanzó la primera bomba: "No seré gregario de Froome o Thomas en el Tour". El colombiano rebosa una ambición bien merecida: es el vigente campeón y la próxima Grande Boucle se le adapta como anillo al dedo, con mucha montaña y una crono escalada que también le es favorable. Pues bien, estas palabras no le habrían sentado nada bien a Froomey, tal como afirma L'Équipe.

El diario francés, según el testimonio de un familiar de Froome, cuenta que el británico pidió explicaciones a los gerentes del conjunto Ineos por las palabras de Bernal y que no obtuvo respuesta. "Chris está claramente enfadado con la dirección del equipo porque nadie reaccionó a las palabras de Bernal. Pidió resolver la situación rápidamente, pero aún no ha recibido una respuesta", confesó el familiar.

Así, enfadado y envuelto en total confusión es como se encuentra la situación actual de Froome con su equipo, que parece haber encontrado a un líder de presente y largo futuro para los próximos años. Será difícil ver de nuevo imágenes de complicidad entre Froome y Bernal como las que dejó en 2019 la Volta a Catalunya, cuando el británico remolcó en su bicicleta al colombiano para que llegara a meta tras una avería mecánica. Tan difícil como imposible si Froomey acaba vistiendo otros colores dentro de unos meses...