CICLISMO | TOUR DE FRANCIA

El nuevo inicio del Tour el 29 de agosto se encuentra en peligro

La decisión del Gobierno francés de vetar eventos deportivos con más de 5.000 espectadores hasta septiembre pone en jaque tres etapas.

El nuevo inicio del Tour el 29 de agosto se encuentra en peligro

El primer ministro francés, Edouard Philippe, anunció en rueda de prensa que su país prohibirá los eventos deportivos y culturales con una asistencia de público superior a las 5.000 personas hasta septiembre. A pesar de que la Grande Boucle se considera cuestión de Estado, la medida mete problemas. El Tour iba a comenzar el 29 de agosto después de un primer aplazamiento, así que las tres etapas iniciales se encuentran en peligro, salvo que disputen a puerta cerrada y sin gente, una de las opciones practicadas en la París-Niza… y descartada por ASO. AS contactó con la empresa responsable, que no quiso realizar declaraciones. La resolución del Gobierno afecta también al Dauphiné y la Bretagne Classic, rediseñadas como preparación para la ronda gala. La Unión Ciclista Internacional pretende presentar este miércoles el nuevo calendario tras reunirse con los diferentes actores. Por tanto, deberían conocerse pronto los planes.

En España, únicamente cuatro carreras resisten a la pandemia: Ordizia, Vuelta a Burgos, Getxo y Vuelta a España. Ordizia estaba programada para el 23 de julio, pero sus organizadores han solicitado que se celebre el 13 de septiembre. Burgos, desde el 28 de julio al 1 de agosto, y Getxo, el 2 de agosto, conservan sus fechas. Castilla y León desea reubicarse y aprovechar el domingo anterior, 26 de julio, para convertirse en una prueba de un día, aunque necesita que la UCI dé el visto bueno. La Vuelta sigue a la expectativa, y Unipublic ya confirmó que prefiere octubre a noviembre, mes al que parece abocada. Sí aceptaría acabar el 8 o 15 de noviembre, pero no le gustaría coincidir con varios monumentos y el Giro de Italia a la vez.

Mientras, y pese a pertenecer al World Tour (dispondrán de prioridad), la Volta comunicó que su edición centenaria se aplaza a 2021. País Vasco teme que no le quede otra opción que dejar pasar 2020. San Sebastián confía en una recolocación al tratarse de una clásica, pero tampoco hay mucho optimismo. La UCI sólo considera imprescindibles a las grandes y los monumentos, aparte de su Mundial. Las competiciones se suspendieron hasta el 1 de julio, el 1 de agosto en el caso del World Tour. Y con asterisco… porque todo dependerá de la evolución del virus y de las decisiones gubernamentales. Como la de Francia, que pone de nuevo en jaque al Tour.