CICLISMO

Tour de Flandes y París-Roubaix penden de un hilo por el virus

Los organizadores no creen que vaya a ser posible disputar ninguna de las dos pruebas pese a que tendrían lugar el 5 y 12 de abril, respectivamente. El Tour de Francia se mantiene optimista.

Tour de Flandes
Twitter

La prohibición del gobierno de Flandes, una de las dos grandes regiones belgas, de celebrar competiciones deportivas por la epidemia de coronavirus expira, en principio, el 3 de abril. Pero aún así hay escepticismo en torno a la posibilidad de que se corra el Tour de Flandes, programado para dos días después y el segundo monumento del calendario ciclista.

En declaraciones recogias por L'Equipe, el ministro de Educación, Deporte y Bienestar Animal del Gobierno flamenco, Ben Weyts, asegura que no cree "que vaya a ser posible". En el mismo sentido se pronuncia el jefe de la organización, Tomas Van Den Spiegel, en Het Laatste Nieuws, aseverando que "es de suponer que la carrera no tendrá lugar este año". "Parece inevitable. No puedo decir más por el momento. La decisión final dependerá de las autoridades", añade Van Den Spiegel, que apunta a inicios de la semana que viene como la fecha para próximas novedades. El hecho de que aún no se haya decidido nada oficialmente simplemente responde al margen que da el citado fin de la prohibición el 3 de abril. 

Justo una semana después del Tour de Flandes tendría lugar la París-Roubaix, otro monumento. "Me imagino que para abril las decisiones de la UCI y las autoridades interesadas serán las mismas", opinó Christian Prudhomme, director del Tour de Francia, que como esta clásica está bajo el paraguas de ASO, en France Info. "Mi palabra no es oficial, pero es difícil que podamos correr un destino diferente al resto", concluye Prudhomme, que sin embargo se muestra optimista respecto a la Grande Boucle, cuya primera etapa está prevista para el 27 de junio: "Quedan más de 100 días para el Tour. La situación todavía puede evolucionar hasta entonces". La Milán-San Remo, primer monumento del año que debía celebrarse el 21 de marzo, ya se aplazó.