TOUR DE FRANCIA | ETAPA 17

Hinault: "Quiero que un francés gane el Tour, aunque ya no me recuerden como el último"

Bernard Hinault, último francés en conquistar el amarillo, en 1985, habla con AS sobre las posibilidades de sus compatriotas Alaphilippe y Pinot.

Francia
0
Hinault: "Quiero que un francés gane el Tour, aunque ya no me recuerden como el último"
Jesús Rubio

¿Qué le parece la actuación de sus compatriotas, Julian Alaphilippe y Thibaut Pinot, en este Tour?

Espectacular. De Thibaut ya conocíamos que se trata de uno de los mejores escaladores del pelotón actual. Su rendimiento no me sorprende, ya que preparó específicamente el Tour y los resultados hablan por sí mismos: un triunfo de mucho prestigio en el Tourmalet y, de no ser por los abanicos, se encontraría a la par de Alaphilippe. A Julian le descubrimos cada día un poco más. Por ahora, no sabemos dónde se sitúan sus límites. Dispone de una diferencia de 1:35 respecto a Geraint Thomas y faltan las tres duras jornadas alpinas, pero ha demostrado fortaleza y coraje en la defensa del maillot amarillo.

¿Cree que veremos a alguno de los dos en lo más alto del cajón de París?

Puede ser, por supuesto. ¡No lo descubriremos hasta París! En el caso de Alaphilippe, de momento cuenta con la ventaja de su parte y para él significaría perder la carrera, porque dispone de una buena renta sobre los adversarios. Con Pinot supondría justo lo contrario, conquistarla, ya que Julian le saca 1:50 y se dejó 1:40 en los abanicos de Albi. Sin embargo, parece el más fuerte en la montaña… y restan tres etapas en los Alpes. Si las energías les acompañan, lo que les recomiendo a los dos es atacar.

Describa a Alaphilippe.

Le considero un ciclista de los de antes, que no calcula los riesgos, que pasa a la ofensiva si lo necesita o lo estima oportuno. Él solo se encargó de animarnos durante el primer bloque de competición. Me encantan los deportistas así, valientes y confiados en sus posibilidades. Además se divierte y entretiene a sus aficionados. Puro showman. Aunque no esperaba que batiera al vigente campeón, Geraint Thomas, en la crono de Pau. Desde Jean-François Bernard en 1987, un francés no se llevaba una contrarreloj en el Tour. Eso probó que se siente en el momento de su vida, y debe apurarlo a tope. ¡Superó a Thomas! Al que no le sorprende es que no sabe mucho sobre bicis, sus actuaciones son realmente extraordinarias.

¿Y Pinot?

Lo que deseo con todo mi corazón es que no pierda el Tour por el 1:40 de Albi, porque se lo reprochará siempre. No sé si no permaneció lo suficientemente atento o si sus compañeros no le respaldaron apropiadamente. No obstante, en los Pirineos se salió. Si desarrolla una táctica similar, al ataque, sin miedo a la derrota, pienso que lo tiene en su mano.

¿Quiénes serán los enemigos más peligrosos?

El Ineos de Thomas y Egan Bernal no ha dicho su última palabra. Eso sí, tendrán que correr como en el pasado, como un bloque unido, y no hacerse la guerra entre ambos.

¿Le gustaría encontrar al fin un sucesor como vencedor francés del Tour?

Sí, claro que me encantaría. Pese a que a la gente dejara de recordarme como el último que ganó, en 1985.