Sheyla Gutiérrez: la 'Hippie Lion' sale a por medalla

MUNDIALES BERGEN 2017

Sheyla Gutiérrez: la 'Hippie Lion' sale a por medalla

Sheyla Gutiérrez: la 'Hippie Lion' sale a por medalla

La riojana de 23 años, enrolada en el Cylance de WorldTour, ha ganado este año una clásica y una etapa del Giro. Este sábado (15:00, Eurosport) peleará por el podio en Bergen.

“Con seis años, me subí a una Peugeot heredada de mis hermanos y desde entonces no me he bajado de la bici”, cuenta Sheyla Gutiérrez (Logroño, 23 años). Una ciclista a la que en sus tres temporadas en el Lointek bautizaron como ‘La Leona’ (“soy fiera, muy brava, no me da miedo nada”, lo justifica ella) y a la que en el Cylance estadounidense, donde cumple su segunda campaña, su compañera Alison Tetrick ha añadido una coletilla al apodo: ‘Hippie Lion’. “Voy a mi aire y me dan igual las pintas”, bromea ella. Lo que más le importa son las carreras. Y tras ponerse el maillot de campeona de España tiene otro sueño: una medalla en el Mundial de Bergen (sábado, 15:00, Eurosport 2, 152 km). Su alias en Twitter ‘@Sheyarcoiris’ es significativo. Con el arcoíris se visten los campeones mundiales.

Pensar en medalla es difícil, pero no una utopía. En Doha 2016 fue octava. “Este año me viene mejor el circuito y por fin llevamos una selección completa (no ocurría desde 2009). Está siendo una temporada muy exigente, y llego algo justa”, relata. Le escudarán Alicia González (Lointek), Mavi García (Bizkaia), Eider Merino (Lointek), Lourdes Oyarbide (Bizkaia) y Alba Teruel (Lointek).

La Selección, al completo.

Sheyla, sobrina de los directores de la Escuela Municipal de Logroño, ha madurado en el Cylance corriendo ya en WorldTour. “Confiaron en mí cuando no era nadie y seguiré allí, porque debo agradecérselo”, explica sobre la creación para el año próximo del Movistar. “Soy joven y he ido paso a paso cada año. Se ha convertido en mi profesión y me reporta un buen sueldo”, cuenta la riojana, que hizo una concentración en Navacerrada previa al Mundial ‘huyendo’ de las fiestas de San Mateo.

En marzo, reinó en el adoquín de la Clásica Le Samyn. “Era la segunda carrera del año y sirvió de impulso. Vi que podía luchar con las mejores”, recuerda. Después, una etapa en el Giro de Italia en julio, algo que sólo habían logrado Fátima Blázquez (2002) y Joane Somarriba (1999 y 2000, años en los que ganó la general). En la reciente Challenge de La Vuelta fue quinta. “He ganado una clásica y en el Giro, que es como el Tour para los hombres. Estoy en el escaparate”, avisa a la vez que anima a ver el Mundial: “Las carreras masculinas están más controladas y las nuestras son más locas, un espectáculo”.

Sheyla, estudiante de Psicología, se mira en Alejandro Valverde, “pero no mezclemos la velocidad con el tocino”, se ríe, y se ha fijado la meta “de ganar el Tour de Flandes, el terreno de las leonas”. Más inmediato es el Mundial. En Bergen, la ‘Hippie Lion’ anda suelta.

0 Comentarios

Normas Mostrar