NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

NBA | WIZARDS 120 - THUNDER 121

El año de Shai Gilgeous-Alexander

Shai firmó otra obra de arte: 42 puntos y triple ganador en el último segundo, contra los Wizards. Será ‘all-star’ seguro y podría aspirar al MVP.

Actualizado a

Shai Gilgeous-Alexander nació en Toronto hace 24 años, jugó solo un año en Kentucky (2017-18) y fue número 11 de un draft (aquel del 18) en el que se habló mucho de Deandre Ayton, Luka Doncic, Trae Young y compañía, y poco de su caída fuera de un top 10 en el que sí entraron jugadores como kevin Knox (su compañero en College) o Mo Bamba. Cosas de os drafts, que son tan fáciles de evaluar a toro pasado, cuando nadie se equivoca jamás. Shai es un excelente base que jugó un gran año rookie en los Clippers y fue traspasado como una de las joyas de la megaoperación por Paul George. En Oklahoma City Thunder ha estado acumulando números sin demasiada repercusión, en un equipo apartado de los grandes focos durante una larga y sufrida reconstrucción. En el que durante demasiado tiempo se ha hablado más de cuántos picks tenía que de quién se ponía su camiseta.

Así parecía que iba a ser también esta temporada en cuanto, en verano, cayó fulminado para todo el curso Chet Holmgren. La ausencia del unicornio, número 2 del draft, parecía borrar a los Thunder, otra vez, de los equipos que ver en el League Pass. Y los ponía, o eso creíamos, tras la pista de Victor Wembanyama (el unicornio de todos los unicornios). Pero es imposible obviar ya a estos Thunder. No se puede mirar para otro lado, hay que aplaudir su crecimiento y su competitividad: 7-8 después de ganar en Washington (120-121). Y hay que hablar de Shai, claro. De SGA.

De vuelta seis partidos después, Bradley Beal anotó a falta de seis segundos la canasta que parecía abrochar (120-118) la quinta victoria seguida para los Wizards. La rebelión de los Thunder, que se habían puesto por delante después de verse muy por detrás (33-16 en nueve minutos, y 37-37 solo seis después, 67-54 al descanso), parecía sofocada. Pero quedaba el comodín Shai. El espigado guard de casi dos metros botó y dio un paso atrás para anotar, a falta de poco más de un segundo, el tiro ganador. Un triple en stepback del que no abusa y solo usa (un buen cambio con respecto a la pasada temporada) como recurso de su juego de penetraciones de seda y canastas entre tráfico que para él son de máxima eficiencia. Juego, set, partido.

Y otra actuación monstruosa de un jugador que va a ser all-star por primera vez y que se está metiendo en las cuentas de los quintetos All-NBA y, si sigue así, hasta del MVP. No es exageración. Esta vez anotó 42 puntos, cogió 6 rebotes y repartió 7 asistencias con un 14/21 en tiros y un 2/3 en triples. Sumó 30 puntos en la segunda parte con un 9/10 en tiros de campo, 6/6 en un tercer cuarto tremendo en el que anotó 19 para alimentar la remontada de su equipo (20-35 de parcial). En la temporada promedia básicamente un 32+5+6 con un 55% en tiros totales, un 40% en los pocos triples que tira y un 91% en tiros libres. En los últimos diez partidos, está en 33,5 con un 58% en tiros de campo. Lleva diez actuaciones de al menos 30 puntos en la temporada. Y se mueve en lo que podríamos llamar el espectro Michael Jordan, territorio normalmente desconocido para guards: casi 2 robos y 1,5 tapones de media, algo que entre bases y escoltas solo ha hecho el mítico 23. Como promediar más de 30 puntos tirando menos de tres triples por noche. El cruce de su media de puntos y su porcentaje de tiro también es, si hablamos de jugadores exteriores, jordaniano. Que no es que Shai esté ya a esa altura, claro. Pero la ensalada de datos sí que pone perspectiva a su impresionante inicio de temporada.

Es imposible no acordarse de Holmgren y pensar en qué estaría haciendo al lado de un jugador que rompe en superestrella ante nuestros ojos. A su ritmo, los bisoños (todavía) Thunder de Mark Daigneault compiten prácticamente todas las noches. Anotan mucho, juegan bien, se manejan sin una rotación definida y a golpes de estados de forma y de ánimo. Crece el rookie Jalen Williams, tiene días buenos (cada vez con más frecuencia) el fideo contracultural Pokusevski y trabajan a destajo un lote de jugadores que comanda Lu Dort, ese linebacker que juega al baloncesto. Estos Thunder merecen un buen vistazo. Y Shai, su eje, todos los titulares que, ahora sí, empieza a acumular. Es uno de los jugadores del año.

Los Wizards perdieron una buena ocasión de seguir llenando el zurrón y quedan 8-7. En su vuelta, Beal anotó 25 puntos y repartió 6 asistencias para un equipo que, sin él, se estaba fraguando una cierta identidad defensiva. Y con él cambia. Kuzma (18+10+9) y Porzingis (27+9+4) siguen a buen nivel y Avdija y Hachimura ponen de su parte. Pero esta era, como casi todas en las que juega, la noche de Shai Gilgeous-Alexander. Y no había forma de robársela.

Puedes ver todos los partidos de la temporada en NBA League Pass.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?