NBA | ALL-STAR 2022

LaMelo, Morant, Wiggins... 13 aspirantes a debutar en el All Star

Se acerca la cita de Cleveland 2022 y hay muchos aspirantes a añadir el primer All Star en su currículum: del liderazgo de VanVleet a los puntos de Herro, la magia de Garland...

0
Se acerca la cita de Cleveland 2022 y hay muchos aspirantes a añadir el primer All Star en su currículum: del liderazgo de VanVleet a los puntos de Herro, la magia de Garland...

La publicación de la primera oleada de la votación popular para el All Star Game puso en marcha definitivamente la maquinaria que conducirá a la cita del Rocket Mortgage Fieldhouse de Cleveland, donde el 20 de febrero se jugará, en el 75 aniversario de la NBA, el 71º All Star Game, la culminación de las festividades del All Star Weekend, una de las citas capitales del calendario NBA y un evento que tratará de recuperar la mayor normalidad posible tras la versión de emergencia que se celebró la pasada temporada, en Atlanta, una edición que se añadió sobre la marcha, y con muchas limitaciones, al calendario.

Más allá de la parte mediática y festiva, es obvio que el All Star es un premio para los mejores jugadores de la NBA, un reconocimiento que pesa mucho en el currículum y un escenario cada vez más selecto en una Liga con rotaciones más largas, más jugadores en marcha y más estrellas (por cantidad) como norma general. Por eso algunos abogan por aumentar el roster de un partido en el que sigue habiendo 24 jugadores, doce del Oeste y doce del Este. La división se mantiene aunque ya no hay duelo entre Conferencias, sino reto entre dos equipos elegidos por dos capitanes, el jugador más votado de cada Conferencia. Estos tienen que elegir, eso sí, entre los doce del Este y los doce del Oeste. Respetando también la titularidad: primero se reparten a pies los diez titulares, después los catorce suplentes.

En 2018 desapareció el duelo Este vs Oeste del mismo modo que después se añadió, en 2020, el Elam Ending, un final en el que cuenta llegar a un número de puntos más allá del tiempo que dure el último cuarto. Fórmulas que han revitalizado una cita que había perdido competitividad y ganado demasiado circo. En todo caso, la selección desde 2017 dispone que los titulares salen de un voto en el que los aficionados cuentan un 50%, los jugadores un 25% y la prensa especializada otro 25%. Los entrenadores, como siempre, eligen a los reservas. Y si hay que llamar a reemplazos por lesión u otra circunstancia, es el comisionado Adam Silver el que toma la decisión. Los titulares se eligen con dos jugadores de backcourt (bases y escoltas) y tres de frontcourt (aleros, ala-pívots y pívots). Y los reservas, con dos de backcourt, tres de frontcourt y dos wildcard, jugadores que pueden ser de cualquier posición.

Para Cleveland 2022, la cosa volverá a estar reñida. Volverá a haber debates, ausencias polémicas, quejas… como siempre, serán todos los que estarán pero no estarán todos los que son. No se cabe. Y uno de los picantes será ver cuántos jugadores estrenan condición de all star y disputan por primera vez el gran partido de las estrellas. No será fácil ver muchas caras nuevas. No porque no sea merecido sino porque, una vez más, no hay sitio para todos.

Es totalmente segura la presencia de Stephen Curry, LeBron James, Nikola Jokic, Kevin Durant, Giannis Antetokounmpo, Joel Embiid y DeMar DeRozan. Ahí van siete billetes a los que hay que sumar casi con toda certeza a Donovan Mitchell, Luka Doncic, Draymond Green, Devin Booker, Zach LaVine, Trae Young, Jayson Tatum y James Harden. Ya estamos en quince. Y también parecen candidaturas obvias las de Paul George, Rudgy Gobert o Chris Paul. Sin olvidar que las lesiones han minimizado a Anthony Davis, Jimmy Butler o Bam Adebayo y lastrado a un Damian Lillard que, además, está viviendo una temporada horrenda en lo colectivo en sus Trail Blazers. Con Karl-Anthony Towns, Brandon Ingram, Jaylen Brown y Bradley Beal, por ejemplo casi tendríamos un All Star Game ya completo… y conservador. Pero hay que hacer sitio a los nuevos. Entre ellos, dos (uno especialmente) que parece que tendrán hueco seguro. Y hasta otros once que aspiran a estar en Ohio.

Estos son, por orden de posibilidades (de más a menos, de seguro a muy improbable) los trece jugadores que tienen opciones de estrenar condición de all star en Cleveland 2022:

JA MORANT (MEMPHIS GRIZZLIES)

Estadísticas 2021-22: 25 puntos, 5,8 rebotes, 6,6 asistencias. Estará seguro, sin ninguna duda. La tercera temporada está siendo la de la explosión definitiva del eléctrico base de Murray State, un jugador vertiginoso, con un enorme carisma y que lidera a unos Grizzlies que son una de las grandes sensaciones de la temporada. Mientras el número 1 del draft de 2019, Zion Williamson, pasa por un momento muy delicado apartado de las canchas, el 2 se ha convertido ya en una de las estrellas más magnéticas de la NBA. Una que estará en Cleveland el 20 de febrero si no media lesión que lo impida.

DARIUS GARLAND (CLEVELAND CAVALIERS)

Estadísticas 2021-22: 19,9 puntos, 3 rebotes y 7,3 asistencias. Y del número 2 de 2019 al 5. Y de la sensación del Oeste, los Grizzlies, a la del Este, Cleveland Cavaliers. Una revelación que ha dado zancadas en su Conferencia pese a que ha acumulado desastres con las lesiones y pasos por los protocolos sanitarios. En su tercera temporada, Garland está rompiendo en el súper clase que ya apuntaba en Vanderbilt. Un anotador delicioso que cada vez crea más para sus compañeros. Los Cavs merecen al menos un all star, la cita es en Cleveland y Garland es una de las sensaciones de la primera mitad de temporada. Parece claro el asunto…

ANDREW WIGGINS (GOLDEN STATE WARRIORS)

Estadísticas 2021-22: 19,1 puntos, 4,5 rebotes y 1,9 asistencias. Puede ser. El número 1 de 2014 tiene todavía 26 años, y aunque en Minnesota pareció más cerca de acabar en pufo que de ser all star, su camino ha cambiado en la Bahía de San Francisco. La cultura Warriors le ha sentado de maravilla. Con paciencia, Steve Kerr ha ido sacando su mejor versión como jugador de equipo. Por físico en defensa, con más IQ en ataque. Mejor pasador, más concentrado y con sus mejores porcentajes en el tiro, Wiggins es una de las razones de la excepcional temporada de los Warriors. Así que una temporada que comenzó con polémica por su negativa a vacunarse, algo que finalmente hizo a regañadientes, puede llevarle a su primer All Star. No sería injusto, desde luego.

LAMELO BALL (CHARLOTTE HORNETS)

Estadísticas 2021-22: 19,3 puntos, 7,4 rebotes y 7,8 asistencias. La cuestión no es si LaMelo Ball (20 años) será all star en su carrera, es cuándo estrenará esa condición. Sencillamente. Y puede ser perfectamente este año. Un base de fantasía, con números de jugador total, que firma acciones ganadoras y apenas hace nada de cara a la galería. Cualquier temor que hubiera sobre el estilo del de Chino Hills antes del draft de 2020 (fue número 3) ha quedado disipado en temporada y media: Rookie del Año la temporada pasada y uno de los bases más espectaculares del Este en esta, la segunda para él en la NBA.

FRED VANVLEET (TORONTO RAPTORS)

Estadísticas 2021-22: 21,7 puntos, 5 rebotes y 6,8 asistencias. Los Raptors siempre compiten, son un dolor de muelas, se van a colar hasta donde les dejen los equipos de techo más alto en el Este y van a por todas sean cuáles sean las circunstancias. Nadie representa eso mejor que Fred VanVleet (27 años), el guard acorazado que bate sus marcas en puntos, rebotes y asistencias y es ya el claro líder de la franquicia canadiense, donde ascendió de meritorio a estrella. Ya fue campeón, e importante, en 2019. Ahora va camino de ser también all star.

JARRETT ALLEN (CLEVELAND CAVALIERS)

Estadísticas 2021-22: 17 puntos, 10,8 rebotes, 1,4 tapones. Sería otro con factor cancha en Cleveland. Allen ha formado con el tremendo rookie Evan Mobley (que también podría defender su candidatura para este All Star) y Lauri Markkanen un frontcourt gigantesco que aterroriza a los rivales en defensa y se alimenta en ataque de la creación de Garland y (hasta la lesión del español) Ricky Rubio. Con un 71% en tiros de dos, un excepcional finalizador por encima del aro, y una enorme capacidad como intimidador, Allen ha silenciado a los que cuestionaban su motor y su capacidad competitiva cuando llegó a la NBA en 2017.

TYLER HERRO (MIAMI HEAT)

Estadísticas 2021-22: 20,6 puntos, 4,9 rebotes y 3,9 asistencias. Volvemos al draft de 2019. Herro (21 años) fue número 13, una promesa de Kentucky que brilló con los Heat que fueron finalistas en la burbuja, todavía como rookie. Su segunda temporada fue muy cuestionable, con críticas en Florida a su actitud fuera de las pistas y rumores de traspaso, y en este tercer curso está explotando todo su talento. Más de 20 puntos por noche aunque solo ha sido diez veces titular y el toque de talento volátil de unos Heat marciales. Aspirará a Jugador Más Mejorado, a Mejor Sexto Hombre y, si Butler y Adebayo se quedan fuera por su acumulación de días de baja, a disputarse con Kyle Lowry la representación de Miami Heat en el All Star 2022.

MILES BRIDGES (CHARLOTTE HORNETS)

Estadísticas 2021-22: 19,6 puntos, 7,2 rebotes, 3,7 asistencias. En su cuarta temporada (todavía 23 años), el alero que salió de Michigan State arrancó como un obús: muchos puntos, mucha producción en todas las áreas y unos porcentajes brillantes (e insostenibles) en el tiro exterior. Bridges siempre ha tenido los atributos físicos, pero ahora está demostrando que poco a poco ha ido entendiendo mejor el juego y aprendiendo a hacer muchas de las pequeñas cosas que se ven menos y que ayudan a su equipo a ganar. Su candidatura ha perdido fuelle pero sigue siendo perfectamente defendible.

SHAI GILGEOUS-ALEXANDER (OKC THUNDER)

Estadísticas 2021-22: 22,3 puntos, 4,6 rebotes y 5,2 asistencias. Elegido justo delante (11) de Bridges en 2018, es un talento especial y un jugador en algunas cosas muy diferente al molde de otras estrellas jóvenes de la actual NBA. SGA (23 años) hace el ruido que puede en unos Thunder que han perdido mucho más de lo que han ganado en el último año y medio y que están en medio de una profunda reconstrucción. A veces algo enredado en los vicios de manejarse en un proyecto así, cuando saca su mejor versión decide partidos y suma puntos de todas las formas posibles. Un jugador con un techo altísimo y que por lógica tendría que ser all star. Si no esta temporada, en un futuro no muy lejano.

ANTHONY EDWARDS (MINNESOTA TIMBERWOLVES)

Estadísticas 2021-22: 22,3 puntos, 5,6 rebotes y 3,6 asistencias. El número 1 del draft de 2020 tiene todavía 20 años. Como LaMelo, llegó con muchas dudas sobre su capacidad para ser una estrella, además en un año complicado en el que la pandemia había impedido analizar en profundidad a la nueva generación de jugadores llamados a estar en las primeras posiciones del draft. Pero, también como LaMelo, despejó dudas como novato y lo sigue haciendo en su segunda temporada. Tienen potencial de súper estrella, físico para hacer mates de póster y rachas de tiro tremendas que todavía tiene que estabilizar. Le queda mucho camino, pero cuando saca su mejor versión deja claro que tiene dentro un jugador especial. Uno que es carne de all star. Como en otros de esta lista, la cuestión es si ya o en un futuro no muy lejano.

DESMOND BANE (MEMPHIS GRIZZLIES)

Estadísticas 2021-22: 17,5 puntos, 4,5 rebotes y 2,4 asistencias. La brillante temporada de los Grizzlies está haciendo que Bane deje de ser el secreto mejor guardado de Tennessee. Cada vez más asentado como escudero de Ja Morant, y con 23 años, Bane aprende a toda velocidad y ya es mucho más que un gran tirador: 42% en triples con casi 7 lanzados por noche. Un alero cada vez más completo, en ataque y en defensa, está asentándose como imprescindible en su equipo y cogiendo hechuras de estrella. A ver hasta dónde llega.

DEJOUNTE MURRAY (SAN ANTONIO SPURS)

Estadísticas 2021-22: 18,2 puntos, 8,3 rebotes y 8,9 asistencias. Con 25 años, Murray lidera a unos Spurs justos de talento y es un proyecto made in Popovich, un jugador criado en la franquicia texana y que ha ido subiendo su listón hasta convertirse en un líder en pista y un jugador cada vez más equilibrado en ataque, aunque sigue prefiriendo jugar en transición. En defensa es un bulldog sobre el base rival y, poco a poco, va perfilándose como un base completo y que puede firmar un triple-doble casi cualquier noche.

DEANDRE AYTON (PHOENIX SUNS)

Estadísticas 2021-22: 16,8 puntos, 11,6 rebotes y 1,6 asistencias. El número 1 de 2018 sobrevivió a la presión de ser elegido por delante de Luka Doncic y la pasada temporada fue crucial en un equipo que se quedó (2-4) a dos pasos del anillo de campeón. En esta, y hasta que le tocó pasar por los protocolos COVID, estaba al mismo nivel rocoso. Ha crecido muchísimo como defensor, cada vez más concentrado y más versátil, y en ataque la llegada de Chris Paul le ha permitido brillar como finalizador. Lo tiene difícil, pero en su mejor nivel está listo para luchar por ser all star.